No hay duda que entre perros y humanos se ha gestado un estrecho vínculo que ha llevado a considerar a los especímenes caninos como los mejores amigos del hombre. Esta relación ha dado pie a muchas expresiones, siendo una de las más populares la que afirma que los perros se parecen a sus dueños, lo que aparentemente puede ser más preciso de lo que se podría pensar, de acuerdo a los resultados de un reciente estudio.

Un equipo internacional de investigadores estudió el material genético del microbioma intestinal de dos razas de perros, encontrando no sólo amplias similitudes con otras razas caninas, sino también con el microbioma intestinal humano.

Estudio genético estimó cuántas personas conformaron la población nativa norteamericana

La microbiota intestinal tiene una gran influencia en la salud física y mental de todas las criaturas vivientes, por lo que los cambios dentro de la microbiota pueden tener una implicación directa en la salud. Existen varios factores que pueden alterar la microbiota de un animal, por ejemplo: la dieta, el estrés e incluso con quién se relaciona estrechamente.

Para el estudio, los investigadores examinaron cómo la dieta interactuó con el microbioma intestinal del perro, con un ensayo aleatorio controlado que contó con una muestra de 64 perros: 32 sabuesos (beagles), 32 perdigueros (retrievers), con el mismo número de perros con peso saludable y sobrepeso.

Todos los perros fueron alimentados con la misma dieta base de alimento para perros disponible comercialmente durante cuatro semanas; luego fueron aleatorizados en dos grupos: uno consumió una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos y el otro grupo consumió una dieta alta en carbohidratos y baja en proteínas durante cuatro semanas.

Un total de 129 muestras de heces de perro fueron recolectadas a las cuatro y ocho semanas. Los investigadores luego extrajeron el ADN de estas muestras para crear el catálogo de genes del microbioma intestinal canino, el cual quedó conformado por 1.247.405 genes.

Posteriormente compararon ese catálogo de genes con las colecciones de genes de microbiomas existentes para humanos, ratones y cerdos, encontrando profundas similitudes entre la flora intestinal de los perros y los humanos.

Cómo los microbios post mortem reflejan el estado de salud de cuando estábamos vivos

El investigador Luis Pedro Coelho, científico afiliado a la Unidad de Biología Estructural y Computacional del Laboratorio Europeo de Biología Molecular en Heidelberg, Alemania y coautor del estudio, comentó:

Al ser los primeros animales en ser domesticados, a lo largo de la historia perros y humanos han compartido recursos alimenticios y moradas. Como era de esperar, estos factores han contribuido a que nuestra microbiota intestinal se desarrollara en líneas similares.

También se encontró que los microbiomas de los perros con sobrepeso fueron más receptivos a una dieta alta en proteínas en comparación con los microbiomas de perros con peso saludable; además, nuestro microbioma intestinal es más similar al microbioma del perro que al de los cerdos o ratones, dos organismos que se utilizan con frecuencia en los estudios modelo.

Referencia: Similarity of the dog and human gut microbiomes in gene content and response to diet. Microbiome, 2018. https://doi.org/10.1186/s40168-018-0450-3