Yellowstone

El Parque Nacional Yellowstone es un área de recreación que supera los 5.500 kilómetros cuadrados; se encuentra ubicado principalmente en Wyoming y partes de Montana e Idaho en Estados Unidos. Quien en la actualidad lo visita puede disfrutar de un paraíso natural conformado por cañones espectaculares, ríos alpinos, bosques frondosos, aguas termales y géiseres efusivos; Sin embargo, enterrado en lo profundo de su pintoresca superficie se encuentra latente un verdadero infierno geológico.

Debido a los numerosos estudios que detallan su larga y turbulenta historia, el famoso supervolcán de Yellowstone ha intrigado a los científicos durante años. Si bien la última vez que hizo erupción fue hace unos 630.000 años y no se espera que vuelva a tener una actividad similar en ningún momento de nuestras vidas, los investigadores con frecuencia han intentado profundizar la comprensión del funcionamiento interno del volcán.

En este sentido, un equipo de científicos de la Universidad de Oregón ha simulado las condiciones debajo del supervolcán más grande de América del Norte, descubriendo una zona que puede controlar el movimiento del magma que fluye desde el manto de la Tierra.

Los investigadores crearon un sistema de modelado computarizado para explicar el comportamiento de los depósitos de magma que se encuentran en las profundidades de la corteza terrestre en Yellowstone.

Estudios previos habían sugerido que hay dos depósitos que alimentan el supervolcán, incluido uno que se encuentra justo debajo de la superficie, y otro que se encuentra entre 20 y 43 kilómetros de profundidad.

Con base a los datos revelados en el modelo informático elaborado por los investigadores, estos dos reservorios magmáticos podrían estar separados por una “zona de transición” que hasta ahora no había sido documentada por los científicos.

Esta zona de transición puede ser descrita como un alféizar o estante a media altura que mide de 10 a 15 kilómetros de espesor y se ubica entre 5 y 10 kilómetros debajo de la superficie, y sirve como un lugar de encuentro para las rocas frías y el magma caliente.

En cuanto al tipo de magma que conforma los embalses, los investigadores indicaron que el depósito superior está compuesto por una variedad riolítica más fría, lo que podría producir a  explosiones violentas una vez que se acumule suficiente presión.

Si bien este nuevo estudio no ofrece ninguna predicción para una próxima erupción del supervolcán Yellowstone, los hallazgos proporcionan una imagen nunca antes vista, ya que ofrecen una comprensión más clara de cómo funcionan las características magmáticas del volcán.

El investigador Ilya Bindeman, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oregón y coautor del estudio, comentó:

Esta nueva imagen del depósito de magma cortical de Yellowstone proporciona una mejor comprensión del volumen magmático, la configuración de la masa fundida y el estado fluido que controla su potencial para procesos volcánicos futuros, así como una base para evaluar los cambios temporales en las propiedades del yacimiento que podrían augurar un nuevo evento volcánico.

Los investigadores señalaron que los resultados obtenidos de los modelos de computadora, podrían sugerir que hay procesos similares que tienen lugar debajo de otros volcanes en todo el mundo, y que posiblemente sea necesario comparar y contrastar estos otros sistemas magmáticos con el que se encuentra debajo del Parque Nacional Yellowstone.

Referencia: Thermomechanical modeling of the formation of a multilevel, crustal-scale magmatic system by the Yellowstone plume. Geophysical Research Letters, 2018. https://doi.org/10.1029/2018GL077090