Compartir

Desde el año 2016, Rusia comenzó a perseguir a las compañías que proporcionan servicios de mensajería, cuando aprobó una ley contra el terrorismo que solicitaba a estas compañías prestar su colaboración a las autoridades para que estas accedieran a sus comunicaciones cifradas.

En marzo pasado, el Gobierno de Rusia dio un ultimátum a Telegram para que entregara sus claves de cifrado en un plazo de 15 días, sin embargo, la empresa no aceptó la demanda del Kremlin. Esto trajo como consecuencia la orden para el bloqueo definitivo de la app de mensajería el pasado viernes por parte de un tribunal moscovita. Ahora, las compañías que proveen servicios de Internet han dado la estocada definitiva al bloquear masivamente la aplicación.

Según una publicación de TorrentFreak, la orden del Roskomnadzor para el bloqueo de Telegram por parte de todos los proveedores de Internet del país ha sido acatada de manera masiva e inmediata, ya que más de 1.8 millones de direcciones IP que están vinculadas de alguna manera a Telegram y que pertenecen a las nubes de Google y Amazon fueron bloqueadas en Rusia.

En este momento, la censura de Rusia parece estar afectando no solo a Telegram, sino también a otros servicios aliados y compañías que utilizan direcciones IP dentro del parámetro del bloqueo, como sitios web de juegos o servicios de criptomonedas. Sin embargo, con un servicio de VPN el bloqueo puede ser rápidamente evadido.

Por otra parte, Reuters informa que Roskomnadzor también ha enviado una petición formal a Google, APK Mirror y Apple para que retiren la app de Telegram de sus tiendas digitales. Hace unos días, Pavel Dúrov, CEO de Telegram, recomendó a sus seguidores a través de VK que no eliminaran ni reinstalaran la aplicación de sus móviles, añadiendo que la privacidad de los datos de los usuarios no estaba en venta.

Corea del Norte es una amenaza informática más grande que Rusia, según informe

Asimismo, el multimillonario envió un mensaje público en su canal de la app, donde afirmó:

El poder que los gobiernos locales tienen sobre las corporaciones de Tecnología de la Información se basa en el dinero. En un momento dado, un gobierno puede colapsar sus acciones amenazando con bloquear los flujos de ingresos de sus mercados y obligar así a estas empresas a hacer cosas extrañas (recuerde cómo el año pasado Apple movió sus servidores de iCloud de China) (…) La privacidad no está en venta y los derechos humanos no deben verse comprometidos por miedo o codicia.

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.