Compartir

Un estudio basado en los hallazgos de dos experimentos reveló evidencia empírica de que el realismo afectivo implica cambios en la percepción visual; de acuerdo a los investigadores se trata de una consecuencia normal de cómo el cerebro procesa la información sensorial del mundo externo en el contexto de las sensaciones del cuerpo.

Realismo afectivo es un término que describe la tendencia de los sentimientos a influir en el contenido real de la percepción visual. En otras palabras, los sentimientos desempeñan un papel activo en lo que se ve y, a su vez, en cómo se experimenta.

Efecto Ganzfeld: cómo experimentar alucinaciones sin usar drogas ilegales

Para los dos experimentos, donde los investigadores utilizaron una técnica llamada  supresión de flash continua, se reclutaron 43 participantes. El método es útil para los psicólogos al estudiar los mecanismos del procesamiento visual, ya que les permite presentar imágenes afectivas fuera del conocimiento consciente de los participantes.

A los participantes se les mostró una serie de imágenes parpadeantes en su ojo dominante, alternando entre una imagen pixelada y una imagen de una cara con expresión neutral. Simultáneamente, el ojo no dominante se presentó una imagen de bajo contraste de una cara sonriendo, frunciendo el ceño o con una expresión neutral.

Es sabido que en esta técnica la percepción del primer estímulo prescinde la segunda imagen, haciéndola “invisible”.

Posteriormente, a los participantes se les presentaron cinco caras y se les pidió que escogieran la que mejor se pareciera a la que vieron durante el experimento. Aunque la imagen mostrada al ojo dominante siempre fue neutral, los participantes escogieron la cara que coincidía con la percibieron inconscientemente; es decir, con las expresiones de los rostros mostrados en bajo contraste en el ojo no dominante.

Por lo tanto, las caras neutrales fueron percibidas como sonrientes debido a los estímulos afectivamente positivos invisibles o se apreciaban como fruncidos cuando se combinaban con estímulos afectivamente negativos invisibles.

Para el segundo experimento, los investigadores incluyeron una medida objetiva de conciencia, solicitando a los participantes identificar la orientación de la cara reprimida. Una vez más, las caras positivas invisibles alteraron la percepción de la cara neutral vista.

Los investigadores observaron que algunos estudios previos han sugerido que los estímulos negativos tienen una mayor influencia que los estímulos positivos, lo que hace que estos resultados sean aún más interesantes y que valga la pena seguir explorando.

La objetivación sexual influye en la percepción visual

La Dra. Erika Siegel, investigadora en el Departamento de Psicología de la Salud de la Universidad de California en San Francisco y coautor del estudio, comentó:

Estos hallazgos tienen implicaciones para las situaciones del mundo real y desafía las creencias que sostienen que el afecto es un fenómeno psicológico distinto que se puede separar de la cognición y la percepción.

Las implicaciones del mundo real a las que se refiere la investigadora podrían incluir desde interacciones sociales regulares a un escenario intenso cuando los miembros de un jurado tienen que evaluar a un acusado.

Referencia: Seeing What You Feel: Affect Drives Visual Perception of Structurally Neutral Faces. Psycological Science, 2018. https://doi.org/10.1177/0956797617741718

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.