Pese a la caída en el valor del Bitcoin durante los últimos meses, los delincuentes no han perdido el interés en la criptomoneda, y un nuevo caso de estafa ha sido reportado en Japón por los medios locales. Esta vez, el Departamento de Policía de Yomiuri Shimbun ha arrestado a 7 hombres bajo la sospecha de defraudar a un empresario y robarle 170 millones de yenes, el equivalente a US$ 1,78 millones.

Según un alto funcionario de la policía, el fraude ocurrió en julio de 2017, cuando el grupo de delincuentes propusieron un trato a un ejecutivo de Tokio, de 40 años de edad, ofreciéndole 200 millones de yenes en efectivo a cambio de que transfiriera sus bitcoins, valorados en los US$ 1,7 millones mencionados.

En efecto, el empresario transfirió la cantidad acordada, pero los hombres no cumplieron su parte del trato, asegurando que los bitcoins no llegaron a la cartera. En este sentido, los delincuentes negaron las acusaciones de las autoridades, que afirmaron además que los estafadores se reunieron con un representante del empresario en un hotel de la ciudad, y le mostraron 10,000 yenes en efectivo, asegurando que eran los US$ 1,7 millones.

Luego de que el representante, engañado por los delincuentes, llamó al empresario para decirle que tenía el dinero en sus manos, éste transfirió el total de bitcoins a la cuenta designada. Cuando la policía invitó a declarar al ejecutivo, éste afirmó que aceptó la negociación porque no debía pagar comisiones por la transacción. Por si fuera poco, Japan News reveló que la mayoría de los billetes de la maleta eran falsos, según la policía.

Lamentablemente, este tipo de incidentes alimentan el argumento de los reguladores sobre el uso de las criptomonedas para crímenes como el lavado del dinero. Se conoció además que los bitcoins robados fueron convertidos posteriormente a efectivo, luego de que la casa de cambio que administra la cartera de los delincuentes recibiera los fondos.

Escribir un comentario