Existe evidencia de que hace más de 85.000 años, la península arábiga ofrecía un semblante muy diferente de la vasta extensión arenosa que la gente ve hoy en día. La región era una exuberante pradera estacionalmente verde y regada por cientos de lagos de agua dulce.

Aunque en esta región se han encontrado vestigios de animales acuáticos y subacuáticos, así como numerosas herramientas de piedra que sugieren la presencia humana, hasta ahora no se cuenta con ninguna evidencia fósil que respalde esa proposición.

Esta es la razón evolutiva de por qué sentimos vergüenza

Pero un equipo de investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana ha descubierto un hueso de dedo fosilizado de un humano moderno temprano en el Desierto de Nefud en Arabia Saudita, que data de aproximadamente 90.000 años.

El fósil, de sólo 3,2 cm de largo, fue escaneado tridimensionalmente y su forma fue comparada con otros huesos de los dedos, tanto de Homo sapiens como de otras especies de primates y otras formas de humanos primitivos, como los neandertales. Los resultados mostraron de manera concluyente que el hueso del dedo, el primer fósil humano antiguo encontrado en Arabia, pertenecía a nuestra propia especie.

Utilizando una técnica llamada datación por series de uranio, se usó un láser para hacer orificios microscópicos en el fósil y medir la proporción entre diminutas trazas de elementos radiactivos. Estas proporciones revelaron que el fósil tenía 88.000 años de antigüedad, lo cual fue consistente con otras fechas obtenidas de animales asociados fósiles y sedimentos que convergieron a una fecha de aproximadamente 90.000 años.

Antes de este descubrimiento, se pensó que las primeras dispersiones en Eurasia no tuvieron éxito y que las migraciones humanas se limitaron a los bosques mediterráneos del Levante, un área que abarca el Mediterráneo oriental, incluido Israel. El hallazgo es el fósil de Homo sapiens fechado más antiguo fuera de África e indica que las primeras dispersiones en Eurasia fueron más expansivas de lo que se pensaba.

Hasta ahora, muchos científicos pensaban que los primeros humanos abandonaron África hace unos 60.000 años y luego se movilizaron a la costa, viviendo de los recursos marinos; pero el hallazgo del hueso fósil humano en Arabia Saudita, muestra que hubo dispersiones múltiples fuera de África, y éstas ocurrieron mucho antes y se extendieron más allá de lo asumido previamente.

Al respecto, el investigador Michael Petraglia, arqueólogo en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y coautor del hallazgo, explicó:

Tenemos una evidencia fósil que tiene entre 85.000 y 90.000 años de antigüedad, lo que sugiere que el Homo sapiens migró de África mucho antes de lo pensado. Esto difiere de la idea de una dispersión única y rápida del continente africano hace 60.000 años, y respalda un modelo de migración mucho más complicado.

Descubren una nueva esfinge notablemente conservada en Egipto

Los investigadores señalan que desde hace mucho tiempo se ha apartado a la Península Arábiga de la etapa principal de la evolución humana; sin embargo, este descubrimiento coloca firmemente a Arabia como una región clave para entender nuestros orígenes y la expansión humana al resto del mundo.

Referencia: Homo sapiens in Arabia by 85,000 years ago. Nature Ecology and Evolution, 2018. doi:10.1038/s41559-018-0518-2

Más en TekCrispy