Toallas Humedas Alergias

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos, sugiere que una combinación de factores ambientales y genéticos debe coexistir para desencadenar una alergia alimentaria.

Los investigadores encontraron que el uso de toallitas húmedas puede promover el desarrollo de alergias alimentarias infantiles en niños que tienen ciertas mutaciones genéticas que afectan la piel.

Fármacos para el VIH podrían utilizarse para tratar la enfermedad de Alzheimer

Las toallitas húmedas pueden hacer que los bebés sean vulnerables a las reacciones alérgicas al crear una brecha en la capa protectora natural de la piel que la hace más sensible a los productos químicos inusuales. Los investigadores concluyeron que el uso de toallitas húmedas debería ser limitado mientras se planifican y realizan más pruebas en humanos.

La Dra. Joan Cook-Mills, profesora de inmunología contra alergias en la Facultad de Medicina de la Universidad Northwestern y autora principal de la investigación, expresó: “Esta es una receta para desarrollar la alergia alimentaria. Es un gran avance en nuestra comprensión de cómo la alergia a los alimentos comienza temprano en la vida”.

La evidencia muestra que hasta el 35 por ciento de los niños con alergias a los alimentos tienen dermatitis atópica, y gran parte de eso se explica por al menos tres mutaciones genéticas diferentes que reducen la barrera cutánea.

Para investigar el papel de estas mutaciones genéticas en las alergias alimentarias, los autores del estudio utilizaron ratones bebés con dermatitis y expusieron sus pieles a alérgenos alimentarios como los cacahuetes; pero esto no tuvo ningún efecto.

Luego pensaron acerca de a qué los bebés se exponían al principio de su vida y consideraron el polvo doméstico, jabón a través de toallitas húmedas y alérgenos alimentarios.

Repitiendo el experimento, los investigadores aplicaron lauril sulfato de sodio, un jabón común que también se encuentra en las toallitas húmedas, a la piel de los ratones antes de exponerlos a alimentos comunes y otros alérgenos durante un período de dos semanas. Luego se les alimentó con huevo o maní, lo que provocó una erupción en el sitio de exposición de la piel, reacciones alérgicas y anafilaxia.

Los investigadores señalaron que siendo recién nacidos, los niños no coman alérgenos alimentarios, pero existe la posibilidad de que entren en contacto con su piel. Al respecto, la Dra. Cook-Mills explicó: “Digamos que un hermano con mantequilla de maní en la cara besa al bebé, o que un padre que está preparando comida con maní luego se encarga del bebé.”

Los genes juegan un papel en la actividad física y el sueño

Los autores de la investigación están estudiando respuestas moleculares cutáneas que son exclusivas de la genética y la exposición de la piel. En última instancia, esperan encontrar una manera de bloquear el desarrollo de las alergias a los alimentos.

Referencia: Mechanism for initiation of food allergy: Dependence on skin barrier mutations and environmental allergen costimulation. The Journal of Allergy and Clinical Immunology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2018.02.003

Más en TekCrispy