Debido a que las plantas carecen de un medio de auto locomoción, deben ajustar su desarrollo al entorno externo. En lo que es un proceso ampliamente estudiado y no plenamente entendido, las plantas sincronizan su floración con factores ambientales, que incluyen las estaciones, el clima, otras plantas y, a veces, los polinizadores, a fin de garantizar su éxito reproductivo.

Hasta ahora, nadie ha identificado qué células producen la proteína llamada Locus florecimiento T (FT), que se sabe desencadena la floración. Pero un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell, aporta una nueva pieza de información vital al identificar dónde se forma esta proteína clave del proceso de floración.

Los hallazgos pueden ayudar a los criadores, ya que controlar los tiempos de floración es fundamental para el desarrollo de los cultivos.

La floración en muchas plantas comienza con la percepción de las condiciones ambientales, que en gran medida ocurre a través de las hojas, por lo que algunas plantas florecen en días cortos y otras en días largos.

Anteriormente se sabía que en las plantas de Arabidopsis, la larga duración del día inicia un proceso donde las hojas sintetizan y transmiten la proteína FT en el tejido vascular de la planta, llamado floema, que transporta azúcares y nutrientes de las hojas al resto de la planta. La proteína FT viaja al vértice del tallo donde promueve la formación de flores.

La regulación de floración es un proceso complejo; el lanzamiento de la proteína FT es controlado por más de 30 proteínas interactuantes en cascadas. Al respecto, el investigador Robert Turgeon, profesor de la Universidad de Cornell y coautor del estudio, comentó:

Existe una red complicada y no puedes desentrañarla hasta que te des cuenta de lo que está pasando con estas células en particular.

Debido a que las venas de las hojas son muy pequeñas y además, están cubiertas por células fotosintéticas ricas en clorofila verde, la identificación de las células productoras de la proteína FT resulta un desafío.

En el estudio, los investigadores utilizaron proteínas fluorescentes para identificar las células en el floema (venas) donde se produjo la proteína FT en las especies Arabidopsis thaliana y Nicotiana tabacum.

Los investigadores descubrieron que la proteína FT se producía en el mismo tipo de células compañeras en el floema.

Los resultados indican que las células compañeras específicas median la función esencial de la floración. Dado que las células identificadas están presentes en las venas menores de dos especies dicotiledóneas no relacionadas, este puede ser un fenómeno generalizado.

Referencia: FLOWERING LOCUS T mRNA is synthesized in specialized companion cells in Arabidopsis and Maryland Mammoth tobacco leaf veins. PNAS, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1719455115

Más en TekCrispy