Cuando Lightning Network (LN) se hizo presente como una solución de escalabilidad para la red Bitcoin que busca mejorar las tarifas de transacciones y la rapidez con la que éstas se ejecutan, muchos miembros de la comunidad de la criptomoneda y desarrolladores se mostraron entusiastas ante esta posibilidad.

Sin embargo, la mejora del protocolo de LN ha sido de sus mayores desafíos durante los últimos meses, siendo implementada como prueba en transacciones a pequeña escala, e incluso han sido reportadas pérdidas de fondos.

Esta semana, informamos acerca de una prueba a LN llevada a cabo por el equipo de BitPico, que consistió en un ataque DDoS con el fin de probar la seguridad de la red, que a su vez ocasionó la pérdida del 20 por ciento de sus nodos.

Además, se ha generado un gran debate en torno a la viabilidad de Lightning Network debido a recientes comentarios sobre las fallas en la red, que se basan en el hecho de que el número total de nodos de LN es muy pequeño en comparación con los nodos del software de Bitcoin Core. Hasta ahora, la mayor cantidad de nodos de LN eran de 1,000 aproximadamente, que comparados con los 9,227 de Bitcoin Core durante los últimos meses, evidentemente son pocos.

Ahora, un informe de investigación publicado por la consultora de tecnología Patricia Estevao, reveló que existe un gran camino por recorrer con respecto de la optimización de Lightning Network, pese a los esfuerzos que existen actualmente por llevar el protocolo a su mejor nivel.

El informe revela el análisis de Estevao sobre los actuales niveles de interacción y cómo los usuarios se están familiarizando con los pagos en LN, así como también el diseño de su interfaz y el desarrollo de las carteras HTLC.me, Eclair y Zap.

El análisis fue realizado a partir del pasado 16 de febrero, fecha de lanzamiento de LN, y se extendió hasta el 31 de marzo, período en el que Estevao estuvo asesorada por el programador informático Marco Agner, experto en Blockchain y en los conceptos técnicos inherentes al Bitcoin.

En el informe, la consultora evaluó el funcionamiento de LN en la actualidad bajo el control de tres tipos de usuarios: el usuario mainstream, el entusiasta de la criptomoneda y el desarrollador.

En este sentido, el estudio reveló que solamente un usuario experimentado habría utilizado la red, ya que el usuario común necesitaría un tutorial para operar c-lightning. La conclusión a la que llegó la investigadora es que los usuarios que carecían de conocimientos técnicos sobre LN no podrían utilizarla.

Sin embargo, también afirmó que un usuario que contara con los conocimientos técnicos también podría estar comprometido, sobre todo porque la red aún está en fase de pruebas y contiene elementos muy riesgosos para que se considere totalmente lista para su uso. La primera etapa del estudio afirma también que existen carteras de Lightning Network más amigables con el usuario, debido a su interfaz gráfica sencilla.

En el caso de los usuarios impulsados por el mainstream, estos podrían encontrar problemas con la configuración de su cartera, las solicitudes de transacciones y envíos, debido a que la interfaz no incluye una configuración amigable.

Por otra parte, el estudio reveló que algunas de las carteras analizadas requieren configuración manual por parte del usuario en relación a los canales de pago que desea usar. Por ello, la investigadora afirma que ninguna de ellas está preparada para su utilización de manera estable.

A pesar de que el estudio reconoce que LN y las aplicaciones de esta red aún deben recorrer un buen camino antes de su adopción final, los resultados son optimistas, sobre todo porque tiene interfaces que hacen posible la experiencia de uso de este protocolo, algo positivo a largo plazo.