Ataques Del 51 Porciento

Desde el momento en que se introdujo Bitcoin al mercado junto con la tecnología blockchain, han tenido que enfrentar algunos problemas relacionados con el funcionamiento de su protocolo. Muchos de estos problemas han encontrado solución a través de bifurcaciones (Forks) que se han llevado a cabo, pero otros siguen teniendo la posibilidad de materializarse.

Uno de los inconvenientes que más preocupa a la comunidad de criptomonedas es el ataque del 51%, una situación ligada íntimamente a la minería y específicamente al algoritmo de prueba de trabajo, bajo el cual funcionan muchas cadenas de bloques y en la que se manejan muchas criptomonedas. Sin embargo, no solo es capaz de suceder en este sistema, sino que también es posible en aquellas cadenas que utilicen la prueba de participación.

La preocupación de los usuarios en cuanto al ataque, está fundamentada en las consecuencias fatales que podrían darse si este termina sucediendo, lo que sin dudas alteraría por completo el ecosistema y perjudicaría su operatividad.

[toc]

¿Qué es un ataque del 51%?

En el caso del mecanismo de consenso de prueba de trabajo (Proof Of Work), los mineros utilizan su poder computacional para verificar las transacciones y mantener seguro al sistema, de modo que si hay una aprobación por parte de todos los usuarios, la operación se ejecuta y se añade al último bloque de la cadena.

Este trabajo es realizado en la blockchain, donde se mantiene el registro público de todas esas transacciones y por su condición de descentralizada, permite generalmente que los mineros se agrupen para acumular más poder del que tendrían individualmente, agregando así más eficiencia al proceso.

Un ataque del 51% tiene lugar cuando una persona o grupo de mineros adquiere el control sobre el poder computacional del 51% de la totalidad de la red. Es decir, procurarse con mayor capacidad de minado que el resto de los integrantes del ecosistema, siendo capaces de llevar a cabo alteraciones desfavorables para la red y su tecnología.

¿Cómo funcionan los ataques del 51%?

Para entender el funcionamiento del ataque del 51% hay que partir de la forma en la que se solucionan los conflictos dentro de la tecnología blockchain, y es que si en dado caso se encontrarán dos cadenas distintas, la red siempre tendría por elección a la que fuera más larga, es decir la que tuviera la mayor cantidad de transacciones.

Con el control del 51% de la red, el atacante tendría la posibilidad de minar sus propios bloques de forma secreta sin ser anunciados públicamente a los demás usuarios, pero al tener superioridad en cuanto a capacidad computacional, podría terminar con más bloques y una cadena más larga que la pública perteneciente al resto de mineros.

Es de esta manera como de acuerdo al protocolo de la blockchain, cualquier individuo o entidad comprendida por un grupo de mineros que obtenga el 51% de control en la red, podrá beneficiarse con acciones en el ecosistema o afectar el desenvolvimiento optimo por parte del resto de miembros en la plataforma.

Costes y consecuencias de los ataques del 51%

En el caso de efectuarse el ataque del 51%, se podría hacer uso de distintas acciones que podrían tener un resultado ventajoso para una parte o desafortunado para la otra.

El primer escenario que puede tener lugar en la red, es un proceso de minado considerablemente más rápido que el resto de usuarios que pertenecen a ella, de forma tal que le serán otorgadas todas las recompensas del sistema al atacante, reduciendo el porcentaje correspondiente de los demás mineros e incluso evitando que puedan minar bloques válidamente.

Además a causa de esto, también se pueden dar otras circunstancias negativas ante este desequilibrio, donde el atacante puede realizar gastos en la blockchain pública sin incluir las transacciones en su versión privada, de tal manera que cuando este comparta su blockchain y se convierta en la principal por diseño del protocolo, pueda mantener sus compras y además las criptomonedas que originalmente utilizó, esto es lo que se denomina incurrir en un doble gasto.

Otra posibilidad bajo este ataque, es que al tener tal poder de control sobre la red, podría revertir transacciones o evitar la confirmación de cualquiera que se intente ejecutar y que normalmente sería validada por el resto de los mineros.

A pesar de tener todas estas capacidades, el individuo o grupo que esté en control de la plataforma, nunca podrá realizar acciones como revertir una transacción, modificar el número de monedas generadas por bloque, producir criptomonedas injustificadas o enviar montos de los que nunca haya sido dueño. El motivo de esto, es que al ser evidente el ataque para los demás miembros de la red, se generaría una desconfianza en el sistema que devaluaría la tecnología y convertiría en inútiles los poderes del atacante.

¿Pueden estos ataques afectar a otras criptomonedas?

No solo Bitcoin es susceptible de sufrir este tipo de ataques de control mayoritario, como se dijo anteriormente, todas las blockchain que se basen en el sistema de prueba de trabajo e incluso en el de participación también pueden verse afectadas.

Recientemente en el ecosistema se han dado dos casos de este ataque del 51%, uno sufrido por Electroneum y el otro por Verge. En el caso de Electroneum, se descubrió cuando un gran número de bloques vacíos estaban siendo minados en la blockchain y posteriormente sufrió una caída imprevista de su hashrate. Por otra parte, el ataque a Verge se produjo cuando el hacker fue capaz de extraer múltiples bloques con un segundo de diferencia haciendo uso del mismo algoritmo y permitiéndole la sustracción de 250,000 criptomonedas XVG.

Posterior a estos ataques, se han planteado bifurcaciones duras tanto por los desarrolladores de Electroneum como de Verge, de forma que puedan mejorar la protección en sus redes con una modificación del algoritmo que diera inicio nuevamente a las blockchain. No obstante esta solución no impediría del todo que se puedan llevar a cabo nuevamente ataques similares.

Conclusiones

Llevar a cabo un ataque del 51% requiere una cantidad enorme de tiempo y de recursos, que no resultan en algo idóneo ni práctico para cualquier interesado y como obstáculo añadido, el tiempo de duración del ataque sería prácticamente mínimo luego de que quedara en evidencia.

Muchos miembros de la comunidad actualmente, opinan que un ataque de este tipo a la blockchain de Bitcoin sería inviable por la cantidad de energía necesaria y sobre todo porque también sería contrarrestado de forma inmediata por los usuarios, ya que a estas alturas y estando en conocimiento de las consecuencias, al generarse un aumento del porcentaje de poder en un grupo de mineros, los mismos se encargarían de volver a distribuir ese poder para mantener el equilibrio.

Una práctica indispensable para evitar este tipo de ataques en el ecosistema, es seguir manteniendo las plataformas lo más descentralizadas posibles, de modo que no pueda haber más inclinación en un lado de la balanza que permita tener problemas o ataques similares en un futuro.

Más en TekCrispy