Mit Alter Ego Gadget Comunica Ordenador

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) han desarrollado una interfaz de ordenador capaz de transcribir las palabras que una persona verbaliza internamente, pero no tiene nada que ver con que ésta hable en voz alta.

El sistema consiste en un gadget que está asociado a un sistema informático. Los electrodos en el dispositivo captan las señales neuromusculares en la mandíbula y en el rostro de la persona que son manifestadas a través de las verbalizaciones internas, como cuando decimos palabras en nuestro pensamiento pero no es posible que alguien externo las detecte.

Estas señales son enviadas a un sistema de aprendizaje automático que fue entrenado para correlacionar señales específicas con palabras específicas.

Este dispositivo también incorpora un par de auriculares de conducción ósea, que se encargan de transmitir las vibraciones mediante los huesos de la cara hacia el oído interno. Gracias a que no obstruyen el canal auditivo, los auriculares hacen posible que el sistema transmita la información al usuario sin necesidad de interrumpir la experiencia auditiva.

Se trata de un sistema de computación ‘silenciosa’ bien estructurado que le da al usuario la posibilidad de plantear interrogantes y recibir respuestas a problemas informáticos complejos. Uno de las pruebas de los investigadores consistió usar el sistema para informar los movimientos del oponente en un juego de ajedrez y recibir respuestas recomendadas por el ordenador.

Por su parte, el investigador líder del proyecto, Arnav Kapur, del MIT Media Lab, comentó:

La motivación para esto fue construir un dispositivo de Inteligencia Artificial, un dispositivo de aumento de inteligencia (…) Nuestra idea era: ¿Podríamos tener una plataforma informática que sea más interna, que fusione a humanos y máquinas de alguna manera y que se sienta como una extensión interna de nuestra propia cognición?

Para ilustrar mejor el funcionamiento del dispositivo, cuando pensamos en una palabra, nuestro cerebro envía las señales a los músculos de nuestra cara y garganta con el objetivo de formar la palabra para hablar. Esto lleva por nombre ‘subvocalización’, y puedes verlo en las personas que cuando leen hacen un gesto mínimo de habla.

El nombre del dispositivo es AlterEgo, y aún requiere ser calibrado para cada usuario individual. La razón de esto es que las señales neuromusculares de cada persona son ligeramente distintas, por lo que el sistema debería aprender el ‘acento’ de cada una de ellas. Luego de que los investigadores utilizaron a 10 usuarios para que emplearan 15 minutos en calibrar el sistema, pudieron utilizarlo en 90 minutos.

La tasa de traducción del gadget fue de 92 por ciento precisa, lo que, según Kapur, seguramente mejoraría con su uso regular. Actualmente, el equipo de desarrollo del dispositivo está recopilando datos sobre conversaciones más complejas para tratar de expandir las capacidades de AlterEgo.

Más en TekCrispy