Compartir

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Columbia afirma que los adultos mayores sanos regeneran su reserva de neuronas hasta el punto de la muerte, lo que abiertamente contradice los resultados de un estudio publicado recientemente, que propuso que la producción de nuevas neuronas de detenía después de la adolescencia.

Los investigadores estudiaron cerebros donados poco después de la muerte de 28 personas, con edades comprendidas entre 14 y 79 años. Específicamente observaron la circunvolución dentada, una parte del hipocampo, región del cerebro que ayuda a coordinar nuestra capacidad de memoria, en la que se ha sugerido nacen nuevas neuronas regularmente.

Estimulación eléctrica mejora el aprendizaje y el rendimiento de la memoria

En su estudio, los especialistas encontraron evidencia de nuevo crecimiento neuronal, o neurogénesis, en todos los cerebros, así como evidencia de la formación de nuevos vasos sanguíneos, un proceso conocido como angiogénesis; más aún, también encontraron que la edad no parece ralentizar este crecimiento.

La autora principal de la investigación, Dra. Maura Boldrini, profesora de neurobiología en la Universidad de Columbia, comentó los resultados del estudio:

Descubrimos que las personas mayores tienen una capacidad similar para generar miles de nuevas neuronas del hipocampo a partir de células progenitoras, como lo hacen las personas más jóvenes. También encontramos volúmenes equivalentes del hipocampo a través de las diferentes edades.

Sin embargo, los investigadores observaron una menor capacidad de establecer nuevas conexiones con otras neuronas, lo que se conoce como neuroplasticidad, lo que podría ayudar a explicar por qué incluso las personas sanas pueden volverse más vulnerables emocionalmente a medida que envejecen.

Del mismo modo, los especialistas evidenciaron que los individuos mayores forman menos vasos sanguíneos nuevos (vascularización) dentro de las estructuras cerebrales, y poseen un grupo más pequeño de células progenitoras, descendientes de células madre que tienen una capacidad más limitada para diferenciarse y autorenovarse.

Los autores del estudio intuyen que la reducción de la resiliencia cognitivo-emocional en la vejez, puede ser causada por este conjunto más pequeño de células madre neuronales, la disminución de la vascularización y la conectividad de célula a célula reducida en el hipocampo.

Identifican células involucradas en las génesis de la ansiedad

Al respecto la Dra. Boldrini expresa:

Es posible que la neurogénesis del hipocampo en curso sostenga la función cognitiva específica del ser humano a lo largo de la vida y que las disminuciones asociadas al envejecimiento puedan estar relacionadas con una capacidad de recuperación cognitiva-emocional comprometida.

Los autores del estudio tienen la convicción de que los hallazgos pueden ayudar a desarrollar tratamientos para afecciones neurológicas como la enfermedad de Parkinson o Alzheimer.

Referencia: Human Hippocampal Neurogenesis Persists throughout Aging. Cell Stem Cell, 2018. https://doi.org/10.1016/j.stem.2018.03.015

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.