El banco central de Rusia confía en la utilización de la tecnología blockchain para establecer una zona única de pagos en la región euroasiática para efectuar transferencias de dinero en un formato compatible al SWIFT.

A medida las autoridades de la banca europea evalúan las posibilidades de excluir a la banca rusa del sistema SWIFT, el banco central de la Federación busca alternativas para sus futuras transacciones financieras.

Se cree que la institución planea crear una zona única de pagos regida bajo el ecosistema blockchain que opere dentro de los límites de la Unión Económica Euroasiática (EEU). La representante de la entidad, Olga Skorobogatova, declaró en una reunión del Congreso de la banca rusa:

“Estamos evaluando la posibilidad de crear nuevas tecnologías para transmitir
mensajes para procesar pagos dentro de la zona EEU como una infraestructura supranacional.
Esto nos daría la oportunidad de usar la tecnología ledger distribuida a nivel de la zona  de la EEU, de esta forma podremos  hacer arreglos y transferir información financiera sin interrumpir los
sistemas de pago existente”. 

Se dio a entender que el sistema de envío de mensajes con información financiera estará respaldado por la tecnología blockchain y se buscará que sea compatible con el formato SWIFT. 

Las nuevas tecnologías financieras siempre son de ayuda en caso de que un país o entidad quede aislada de la banca internacional. En este sentido, la Federación Rusa ya estaba preparada y desde hace ya dos años creó un sistema de pagos nacionales llamado SPFSno obstante, dicho sistema tiene muchas limitaciones, al operar únicamente dentro del territorio y con algunas compañías financieras de la Comunidad de Estados Independientes (CIS).

La nueva medida no sólo busca crear una alternativa a las transferencias hechas con SWIFT, sino que procura la ejecución de transacciones internacionales por medio de un formato compatible usado por la banca internacional.

En palabras del primer ministro del país, Dmitry Medvedev: “la tecnología blockchain podría sentar las bases de la integración de países de la Unión Euroasiática (EEU). Espero que podamos enfrentarnos a los desafíos que la nueva era digital nos traerá”. 

Escribir un comentario