Después que Kazajistán se convirtiera en el segundo país cuyo gobierno estableciera medidas regulatorias para el uso de criptoactivos a mediados del año 2017, un comunicado reciente reveló que los representantes del Banco Nacional de Kazajistán planean establecer normativas aún más estrictas en tanto al comercio con bitcoins, altcoins y otras criptomonedas, así como su intercambio por dinero fiduciario en las casas de cambio.

El viernes pasado el presidente del Banco Nacional, Daniyar Akishev, dio a conocer por medio de un comunicado de prensa que:

“El Banco Nacional mantiene una postura bastante estricta y conservadora en cuanto al tema y sólo ha incurrido en medidas cada vez más restrictivas. En este sentido, se mantiene la intención de prohibir la adquisición y venta de criptoactivos en el Banco Nacional, asimismo se desea restringir las actividades de intercambio de divisas por criptomonedas y cualquier tipo de proceso de minado”

Las autoridades aclararon que dichas medidas están siendo contempladas para proteger los derechos digitales de los propietarios de las divisas, así como para evitar los crecientes actos delictivos que han venido surgiendo con el uso cada vez mayor de las criptomonedas.

“Las medidas están siendo implementadas para minimizar los riesgos que puedan afectar al mercado nacional. No obstante, ningún banco cuenta con la infraestructura requerida para mantener bajo control el mercado transfronterizo. Por lo tanto, es necesario prevenir los riesgos por medio del establecimiento de normativas”.

 El presidente Akishev también enfatizó los riesgos delictivos que han venidos surgiendo con las transacciones con criptomonedas alrededor del mundo: “las divisas digitales propician el ambiente ideal para efectuar actos como el lavado de capitales y la evasión de impuestos.

El ecosistema de las criptomonedas ha traído consigo un sinfín de beneficios al mercado; sin embargo, debido a su ausencia material y carácter anónimo, los negocios con dichas tecnologías financieras pueden desembocar en fraudes y ya muchas entidades nacionales y comerciales han puesto las cartas sobre la mesa de las regulaciones.

Escribir un comentario