El año pasado llegamos a mencionar que el CEO de BitTorrent se encontraba desarrollando una criptomoneda ecológica, llamada Chia. El gancho de esta moneda radica en el hecho de que su proceso de minería necesitaría de un consumo eléctrico inferior al del Bitcoin.

Desde ese anuncio, la iniciativa logró obtener en su primera ronda de recolección USD$ 3,395 millones. El dinero ayudará a la startup a construir su moneda y blockchain Chia con pruebas de espacio y tiempo en lugar de las pruebas de trabajo de Bitcoin, que planea lanzar en el primer trimestre de 2019.

Pero eso es solo el comienzo del ambicioso plan de Chia para destronar al Bitcoin. Para evitar los problemas que muchas ICO’s están presentando en Estados Unidos, el CEO de Chia Ryan Singer está trabajando con su consejo general y la SEC para hacer una mini IPO este verano u otoño mediante la regla de crowdfunding de equidad de la regulación A + del Acta JOBS. Eso podría permitirle a Chia recaudar un máximo de $ 50 millones del público, incluidos los inversores amateurs no acreditados incluidos.

“Las personas que compran en un ICO no saben con certeza cómo gastará la compañía el dinero y cómo obtendrán las cosas que les prometieron”, explica  Singer, que fue director de operaciones del mercado de criptomonedas Tradehill y fundó varias otras compañías de blockchain, y ahora “Va a operar la empresa con la transparencia y la responsabilidad que se espera de una empresa pública, que es muy diferente a la mayoría de las ICO’s “.

Chia llevará a cabo una pre-mina de su moneda, pero inicialmente conservará la propiedad del 100 por ciento de las monedas, utilizando la mini-IPO para fomentar una comunidad de inversores. “Estamos planeando emitir un dividendo de Chia a nuestros accionistas antes del lanzamiento de la red”, dice Singer. “Esto garantiza que podamos ponerlo en las manos de las personas para usarlo en la red sin comercializarlo y venderlo como una oportunidad de seguridad o inversión”.

Debido a que la oferta pública tiene un límite de USD$ 50 millones, Chia utilizará una subasta en la que los inversionistas eligen cuánto ofertarán por la cantidad de acciones. Es similar al proceso que Google usó para su IPO. Cuanto más popular es y más personas oferten, menos capital tendrá que vender Chia para obtener los USD$ 50 millones. Una vez que se fija el precio de compensación, todos los que pujen por debajo de él no recibirán acciones y su depósito será reintegrado, mientras que aquellos que oferten obtendrán sus acciones más un reembolso de la diferencia entre su oferta más alta y el precio real.

Escribir un comentario