En medio de un ambiente polémico para el rubro en Japón, informaciones aseguran que dos exchanges del país nipón dejarían de operar, en el marco del creciente escrutinio regulatorio de las autoridades a raíz del hackeo a Coincheck ocurrido en enero de este año, que derivó en un robo multimillonario del equivalente a 500 millones de dólares.

Según el servicio de noticias asiático Nikkei, las bolsas, Mr. Exchange y Tokyo GateWay, estarían retirando sus solicitudes para operar intercambios previamente presentados con la Agencia de Servicios Financieros (FSA) de Japón, ente encargado de la regulación del rubro en dicha nación.

Hasta la fecha, aún no se han publicado declaraciones oficiales en ninguno de las dos casas, aunque Mr. Exchange publicó el 8 de marzo que había recibido una orden en la que se especificaba que se requería que reforzara sus protocolos internos tras el ataque a Coincheck a fines de enero. De acuerdo al informe presentado por Nikkei, los cierres no se producirán hasta que los fondos de los usuarios hayan sido retirados o devueltos.

A principios de este mes, los autoridades japonesas clausuraron dos casas de intercambio de criptomonedas, FSHO y Bit Station, citando como razones principales a fallas de seguridad. Según Nikkei, Bit Station ha retirado su aplicación con la agencia, al igual que otros dos: Raimu y bitExpress.

“Se espera que se cumplan más, ya que la FSA ha otorgado a varias exchanges una oportunidad de cerrar voluntariamente antes de ordenarles que lo hagan”, agregó el servicio de noticias.

Actualmente, la legislación vigente en el país asiático requiere que las exchanges  se registren en la FSA, de acuerdo a lo dispuesto por una ley que entró en vigor este mismo mes. No obstante, la agencia reguladora ha intensificado su supervisión de la industria a raíz del robo a Coincheck, pese a haberle otorgado licencias a varias casas hasta la fecha.

Escribir un comentario