Raspberry Pi

Raspberry Pi es un minicomputador que fue creado como parte de un proyecto estudiantil en una universidad en Reino Unido, pero luego logró calar en el mercado y hoy día podemos adquirirlo en diferentes tiendas, incluyendo algunas virtuales.

Lo llamativo de Raspberry, que luce como una placa sin armazón, es que podemos cambiar de sistema operativo al intercambiar la tarjeta de memoria. Así, será posible disfrutar de varias distribuciones de Linux como Raspbian, Pidora o ArchLinux ARM en tanto estén alojados en una tarjeta Micro SD de al menos 8 GB.

El inconveniente de esto es que podamos perder la tarjeta y con ella nuestra información. También es posible que se dañe sin poder recuperar nuestros datos y además teniendo que formatearla y flashear nuevamente el sistema operativo. Lo mejor será crear una copia de seguridad cada cierto tiempo para evitar este inconveniente.

Cómo crear una copia de seguridad de la micro-SD de un Raspberry Pi

Para hacer una copia del contenido de la tarjeta de memoria, será necesario usar una herramienta ya conocida para los usuarios de Raspberry: Win32 Disk Imager (para crear imágenes de sistema en tarjetas de memoria), pero, debemos descargarla en nuestro computador.

Ejecutamos esa aplicación y en su ventana principal veremos opciones como la de escribir la imagen del sistema en una micro-SD. Para ello, debemos seleccionar la letra de la unidad donde la grabaremos y hacer clic en el botón “Write”.

Pero otra de las acciones que podemos llevar a cabo en Win32 Disk Imager, es crear una copia de seguridad de una tarjeta de memoria. El proceso es parecido al anterior, solo que en vez de escribir ahora vamos a leer. Primero seleccionaremos la letra de la unidad, es decir, de la tarjeta, luego escribimos un nombre que llevará la copia de seguridad, fijamos la ruta donde se almacenará y finalmente debemos presionar “Read”.

En el futuro, para reestablecer esta copia de seguridad solo iniciamos el mismo programa, y escribimos en la tarjeta esa copia, con el botón “Write”.

De esta manera podemos seguir usando la tarjeta y el Raspberry Pi sin preocupaciones.

Más en TekCrispy