Bitfinex se convierte en la primera Exchange en rechazar al Petro, token venezolano iniciativa de su gobierno, tras el anuncio del presidente de los Estados Unidos que prohíbe a casas de cambio y a ciudadanos en general, comerciar con el activo del país sudamericano.

El pasado 19 de marzo, Donald Trump prohibió rotundamente el uso del Petro (PTR) para realizar transacciones de cualquier tipo y bajo cualquier casa de cambio o empresa, que incluyen “todas las transacciones vinculadas, provisiones de financiamiento y otros negocios por parte de una persona de Estados Unidos o dentro de Estados Unidos, con cualquier moneda, divisa o ficha digital”.

Las reacciones del gobierno de Venezuela no se hicieron esperar. Ese mismo día, el ejecutivo nacional publicó un comunicado que entre otras cosas señalaba:

Nicolás Maduro, en nombre del gobierno y del heroico Pueblo venezolano, rechaza y condena enérgicamente las pretendidas y nuevas sanciones unilaterales del régimen de Donald Trump contra el Pueblo venezolano y nuestro sistema financiero y económico.

Ahora, una semana después, Bitfinex ha anunciado a través de su blog oficial, su decisión de no permitir en su plataforma la inclusión de PTR como divisa para hacer transacciones.

En el comunicado de Bitfinex, publicado este 27 de marzo, dice:

Nunca hemos tenido planes para incluir el PTR o tokens similares en la plataforma de negociación de Bitfinex. A la luz de las sanciones de los EE. UU. Y de los otros riesgos claros de sanciones para operar con estos productos, Bitfinex no listará ni realizará transacciones en el PTR ni en otros tokens digitales similares.

En el escrito se expresa claramente la negativa de Bitfinex a promover el Petro con el fin de ajustarse a las sanciones emitidas por el país norteamericano y mantener integras las actividades de esa casa de cambio.

Recordemos que el 20 de febrero comenzó la preventa del Petro, activo que está respaldado por 100 millones de barriles de petróleo y otros recursos naturales de Venezuela, y que ha logrado dividir opiniones acerca de su confiabilidad. Mientras que países del Medio Oriente y Asia ven con beneplácito la iniciativa de Nicolás Maduro, Estados Unidos y otros países abiertamente en conflicto con el gobierno venezolano rechazan al Petro y lo califican como una estafa.