Arresto Espana Lider Carbanak Cobalt

Funcionarios de la Europol han arrestado en España, específicamente en la ciudad de Alicante, al supuesto líder de la organización de hackers que robó cerca de US$ 10 mil millones a más de 100 bancos en 40 países a través de software malicioso. Denis K., de nacionalidad ucraniana y de 34 años, fue descubierto junto a su familia en su residencia de Alicante, donde había pasado por desapercibido debido a su estilo de vida sencillo.

La banda que lideró este hacker utilizó los malware Carbanak, Cobalt y Anunak para obtener el dinero. El software malicioso de distribuyó mediante campañas de phishing dirigidas a empleados bancarios, los cuales eran sometidos a una investigación previa. En concreto, los hackers enviaban correos electrónicos a los trabajadores de los bancos e introducían el malware, controlando la red interna de las instituciones financieras afectadas y ejecutando transacciones ilícitas sin ser detectados.

De esta forma, los hackers lograron controlar las transacciones, los fondos de las cuentas de los usuarios e incluso los cajeros automáticos, que eran programados para dar dinero a horas específicas a un delincuente que estaba preparado en el sitio para recogerlo y enviarlo a los hackers.

El dinero recolectado por este grupo delictivo se utilizaba para comprar criptomonedas, con las que no podían ser detectados y eludían los impuestos de sus transacciones a nivel internacional. De hecho, las autoridades de la Europol informaron que el líder del grupo fue ubicado mediante su cartera digital.

Los expertos de Kaspersky Lab fueron los primeros en detectar al grupo de Carbanak en Rusia, sin embargo, sus acciones se extendieron al Reino Unido, España, Rumania, Países Bajos, Bulgaria, Tailandia, Taiwán, Azerbayán, Kazajistán, Kirguistán, entre otros.

En el caso de España, Víctor Escudero, jefe de servicios de integración de la firma de seguridad S21Sec, afirmó que fue detectada la irregularidad en los cajeros automáticos en los que se suplantaba el valor de los billetes, es decir, un billete de 50 euros se hacía pasar por uno de 20 con el fin de engañar al sistema del cajero.

Más en TekCrispy