Mark Zuckerberg Escandalo Cambridge Analytica

Esta semana, dimos a conocer uno de los mayores casos de robo de información en la historia de Facebook, que dejó muchas más interrogantes en relación a lo que el gigante de las redes sociales permite que compañías de terceros hagan con los datos sensibles de los usuarios.

El día de ayer, Zuckerberg afirmó que se comprometía a implementar una serie de medidas con el fin de proteger la privacidad de los datos de los usuarios y aseguró que asume toda la responsabilidad por lo ocurrido con la plataforma. A través de una publicación de Facebook, el CEO de la red social dijo:

Tenemos la responsabilidad de proteger tus datos y, si no podemos, entonces no podemos servirte (…) He trabajado para comprender exactamente lo sucedido y cómo asegurarme de que esto no ocurra de nuevo.

El escándalo sobre la filtración de datos de los usuarios comenzó a través de un artículo de investigación publicado por The Guardian, donde afirma que la compañía británica  que analiza datos para comicios electorales, Cambridge Analytica, había usado los datos de 50 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos con el fin de promover anuncios personalizados en apoyo al entonces candidato a la presidencia en 2016, Donald Trump.

Facebook reveló parte de la información en una publicación en su blog en el pasado viernes, donde afirma que en 2015, el desarrollador ruso Aleksandr Kogan, profesor de la Universidad de Cambridge, mintió a Facebook al filtrar los datos de una app llamada thisisyourdigitallife, que permitía el acceso a datos privados de los usuarios si éstos lo permitían. Asimismo, se supo que Kogan era miembro de Cambridge Analytica.

El juego sucio de Cambridge Analytica

Como informamos anteriormente, Cambridge Analytica utilizó a Facebook como recolector de datos, al analizar las publicaciones y las preferencias de los usuarios mediante los ‘me gusta’, su orientación sexual, género, raza, etc., y luego bombardearon con publicidad política sus perfiles para favorecer a Donald Trump.

En principio, Cambridge pagó a 270,000 personas para hacerles un test de personalidad bajo aprobación de Facebook, sin embargo, posteriormente recolectó información personal de cada uno de los contactos de estos usuarios hasta llegar a los 50 millones. Cambridge Analytica le pagó a Kogan US$ 800,000 por las pruebas, y luego violó las reglas sobre protección de datos de Facebook al compartir los resultados.

¿Zuckerberg se redimirá?

En la publicación de Facebook donde Zuckerberg pide disculpas por lo ocurrido, el CEO de la red social también afirma que restringirá todavía más el acceso que los desarrolladores tienen a los datos personales de los usuarios.

Asimismo, con motivo de una entrevista realizada por la periodista Laurie Segall de CNN, Zuckerberg afirmó que lanzaría una herramienta para que los usuarios pudieran verificar si sus datos fueron utilizados por Cambridge Analytica con fines políticos. Esta herramienta ya existe, y permite revocar las autorizaciones de las apps que tienen acceso a los datos de los usuarios. En este sentido, el ejecutivo admitió que confió ‘demasiado’ en los desarrolladores.

De igual manera, Zuckerberg se refirió a la intervención rusa durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, reconociendo que fue una gran táctica de espionaje, al tiempo que indicó que se trataba de un caso muy distinto al de Cambridge, y que en ese momento, Facebook realizó un trabajo minucioso al crear incluso cuentas falsas para monitorear la actividad publicitaria en la red social.

Cuando Segall preguntó a Zuckerberg si pensaba que la red social debería ser regulada, éste enfatizó que no era necesario ya que, de hecho, no existe una regulación ‘correcta’ en un mundo tecnológico tan cambiante como el de la actualidad.

Lo cierto, es que Facebook actualmente debe responder por varias violaciones a la privacidad de los usuarios, no solo ante los legisladores de Estados Unidos por el caso de Cambridge Analytica, sino también en algunos países de la Unión Europea, donde ha recibido demandas y multas por vender datos privados de los usuarios a terceros.

Más allá de que Zuckerberg asuma la responsabilidad por lo ocurrido y que la compañía haya actualizados recientemente sus políticas de privacidad, queda claro que Facebook se mantendrá por mucho tiempo en el medio de la polémica por sus constantes desaciertos, siendo juzgado incluso por el ex analista de la NSA, Edward Snowden, quien hace pocos días dijo que Facebook era una empresa de vigilancia y espionaje, no una red social.

Asimismo, vale la pena preguntarse: Si Zuckerberg estaba consciente de lo que ocurrió con Cambridge Analytica en 2015, ¿Por qué no hizo nada para evitar todo el desastre que actualmente ha sido revelado? ¿Es probable que la red social se haya convertido en una herramienta de espionaje con fines políticos más allá de las elecciones estadounidenses? Los acontecimientos en pleno desarrollo nos darán la respuesta en los próximos días.

Más en TekCrispy