Acupuntura No Funciona

La acupuntura es la práctica de colocar agujas muy finas a través de la piel en lugares específicos del cuerpo, con el fin de curar y aliviar los síntomas de ciertas dolencias. Esta práctica tiene varios miles de años y es parte de la medicina tradicional china.

En los últimos años la acupuntura ha irrumpido en la cultura occidental, provocando una ola de tolerancia para prácticas de tratamiento no científicas comercializadas como “medicina complementaria y alternativa”. Si bien los defensores de estos enfoques han logrado impulsar la acupuntura, la comunidad médica científica es escéptica al respecto, calificándola como una pseudociencia.

La acupuntura se basa en la filosofía oriental de chi, que es el término chino para la supuesta fuerza vital o energía vital que anima a los seres vivos.

En la medicina china tradicional, el chi fluye a través de vías en el cuerpo conocidas como meridianos. La enfermedad se produce por el bloqueo del flujo del chi a través de estos canales. Se supone que la acupuntura mejorar el flujo y restaurar el equilibrio de la llamada energía vital.

Siglos de avance en nuestra comprensión de la biología han hecho innecesaria la noción de energía vital. Además, nadie ha sido capaz de detectar dicha energía vital o formular una teoría científicamente coherente sobre qué es, de dónde proviene y cómo interactúa con la materia u otras formas de energía.

Estos argumentos dan pie para ser muy escépticos sobre los supuestos beneficios que aporta la acupuntura, y eso sin contar con la evidencia científica directa. Son muchas las investigaciones y ensayos clínicos controlados realizados al respecto y la conclusión colectiva afirma que la acupuntura no funciona.

Los ensayos clínicos controlados de acupuntura típicamente analizan tres grupos: uno de control que no recibe la intervención, un grupo simulado de acupuntura, al que las agujas se colocan, pero en los lugares “incorrectos” o no lo suficientemente profundo, y un grupo que recibe la acupuntura.

La mayoría de estos ensayos, para cualquier intervención, incluyendo el tratamiento de migrañas, náuseas, artritis, depresión, adicciones y otras dolencias, no muestran ninguna diferencia entre el grupo de acupuntura falsa y el grupo de acupuntura real.

Exponerse a campos magnéticos en el ambiente laboral no se relaciona con el desarrollo de cáncer, afirma nuevo estudio

Por lo general, muestra mejor resultado el grupo sin intervención, pero esto es típico de todos los ensayos clínicos y se debe claramente a los efectos del tipo placebo.

En otras palabras, no hay evidencia que la acupuntura manipule el chi o cualquier otra cosa, que los meridianos tengan alguna base en la realidad, o que el proceso específico de la acupuntura haga alguna diferencia.

Referencias:

Acupuncture for the prevention of episodic migraine. Cochrane Database of Systematic Review, 2016. DOI: 10.1002/14651858.CD001218.pub3

Acupuncture for shoulder pain. Cochrane Database of Systematic Review, 2005. DOI: 10.1002/14651858.CD005319

Complementary and miscellaneous interventions for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Review, 2011. DOI: 10.1002/14651858.CD005230.pub2

Acupuncture and assisted reproductive technology. Cochrane Database of Systematic Review, 2013. DOI: 10.1002/14651858.CD006920.pub3

Acupuncture for smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Review, 2002. DOI: 10.1002/14651858.CD000009

Más en TekCrispy