El mes de julio, fue la fecha fijada por los líderes mundiales en materia economía, para la regulación unificada de las criptomonedas.

Después de la reunión de ministros de finanzas del G20 en Buenos Aires, el presidente del Banco Central de Argentina Frederico Sturzenegger, menciono que los países miembros presentes en la reunión acordaron que las criptomonedas debían estudiarse para su regulación, pero necesitaba más información al respecto antes de poder hacer una propuesta formalmente.

Durante la conferencia de prensa, señaló que los miembros tenían el mes de julio como plazo fijo, para poder hacer las recomendaciones pertinentes.

“En julio tenemos que ofrecer recomendaciones muy concretas y muy específicas sobre, no ¿qué regulamos? sino ¿qué datos son los que necesitamos?”. Señalo.

Sin embargo, no todos los países están a bordo de este plan. El lunes el presidente del Banco Central de Brasil Ilan Goldfajn, dijo que las criptomonedas no estarán reguladas en su país, según el servicio noticioso El Cronista.

Esta publicación también señalo que Brasil no estaría siguiendo necesariamente las regulaciones fijadas por el G20, en materia de criptomonedas. Por otro lado, el G20 se comprometió a aplicar los estándares del Financial Action Task Force (FATF), un organismo intergubernamental creado para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo con el uso de las criptomonedas.

En una declaración conocida el martes por la tarde, el G20 dijo:

“Nos comprometemos a implementar los estándares del FATF a medida que se aplican a los criptoactivos, esperamos la revisión del FATF de esos estándares y solicitamos al FATF que avance en la implementación global. Hacemos un llamado a los organismos internacionales de normalización (SSBs) para que continúen sus actividades monitoreando los criptoactivos y sus riesgos, de acuerdo con sus mandatos y evaluar respuestas multilaterales según sea necesario”.

Las discusiones llevadas a cabo en la reunión, estuvieron inspiradas por la mirada más cercana que han tenido las criptomonedas de países como Francia, Alemania, Estado Unidos y Japón.

Los banqueros centrales, así como los funcionarios del gobierno, se han abocado a analizar el impacto que podrían tener las criptomonedas sobre la delincuencia, los inversionistas y la economía mundial.

Aparte de esto, funcionarios de finanzas de Francia y Alemania manifestaron en una carta conjunta que las criptomonedas “podrían representar riesgos sustanciales para los inversores”, el secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin y un funcionario anónimo del gobierno japonés expresaron su preocupación por su uso en actividades ilegales.

Por otro lado, en donde los principales reguladores parecen estar de acuerdo, es en el impacto que han tenido las criptomonedas en el sistema financiero mundial.

El titular del Banco de Inglaterra, Mark Carney, quien también preside la Junta de Estabilidad Financiera del G20, escribió el domingo que “los criptoactivos no representan riesgos para la estabilidad financiera global en este momento”, citando el tamaño relativo del mercado.

El mercado de criptomonedas representa menos del 1% del producto interno bruto (PIB) mundial, mientras que las permutas de incumplimiento crediticio fueron iguales al PIB mundial en 2008.

Varios de los funcionarios que tuvieron presencia en la cumbre, solicitaron un conjunto de regulaciones en la materia que todos los países podrían aplicar, aunque no se tiene claro hasta donde llego tal discusión.

Un documento publicado antes de la reunión señaló que “la tecnología detrás de los criptoactivos tiene el potencial de promover la inclusión financiera”, pero también debe comprenderse primero el impacto en la actividad financiera, la posible evasión de impuestos y las actividades ilegales que esta pueda dar a lugar.