Super Mario Run

El sector de las criptomonedas y Blockchain ha recibido constantes amenazas en los últimos meses no solo de parte de las autoridades financieras de diversos países en el mundo, sino también de compañías tecnológicas que claramente están a favor de una postura reguladora y prohibitiva contra estos activos que atentan contra el caducado modelo financiero tradicional.

Por ejemplo, Facebook anunció a principios de febrero que los anuncios sobre ICOs y criptomonedas quedaban excluidos de su plataforma, mientras que Google publicó un comunicado oficial donde afirma que actualizará a partir de junio sus políticas publicitarias y prohibirá también estos anuncios.

Ambas compañías argumentaron que sus medidas responden a la necesidad de restringir los productos financieros ‘no regulados y de alto riesgo’. Asimismo, se pudo conocer a través de Sky News, que Twitter seguiría los mismos pasos de Facebook y Google, con algunas excepciones bastante limitadas.

Sin embargo, el sector de Blockchain, que podría verse claramente afectado por estas medidas, está haciendo caso omiso de ellas, con expertos afirmando que tendrán una mínima repercusión en el crecimiento y desarrollo de la tecnología que impulsa a las criptomonedas.

En concreto, una entrevista realizada a un par de ejecutivos que ofrecen servicios de consultoría sobre Blockchain y promueven ICOs, se afirma que la industria no está preocupada por esta prohibición, ya que incluso estas plataformas tecnológicas y redes sociales podrían sufrir pérdidas millonarias por ingresos publicitarios.

Uno de ellos es Kevin Lew, gerente de marketing de CryptoProfile, una compañía de Singapur. Él afirma que la noticia sobre las prohibiciones no tiene mucha importancia. Asimismo, Todd Kandariz, de la startup StepWyze, afirmó que si existirá un leve impacto negativo en el mercado de las criptomonedas, pero que disminuirá con el tiempo, revelando en un correo enviado a Cryptovest:

Una vez más, vemos que Google, como Facebook antes, está cometiendo el mismo error en miras de controlarlo todo a través de sus plataformas centralizadas, en un intento de combatir lo inevitable. Estas empresas obsoletas que toman este tipo de decisiones no pueden concebir un mundo en el que no controlen las cosas y son incapaces de imaginar un mundo donde la igualdad y la reputación sean la moneda oficial.

Según estos expertos, actualmente el mercado está en constante evolución, y los paradigmas que intentan controlar la economía de las personas ya no existirán. Kandaris finalizó diciendo que estas prohibiciones solo aceleran la desaparición de estas plataformas de redes sociales y tecnológicas, ya que solo destacan su incapacidad de ver su propia irrelevancia en el futuro.