Ajugero Negro

Los agujeros negros son cuerpos inmensamente poderosos que destruyen todo lo que se les aproxima. Cuando una estrella pasa cerca de un agujero negro, crea un fenómeno cósmico llamado evento de interrupción de la marea. El tirón gravitacional del agujero negro crea fuerzas de marea en la estrella, no muy diferente a las que la luna genera en la Tierra; sin embargo, tal es su poder que destroza completamente la estrella.

El 11 de noviembre de 2014, una red global de telescopios, ASASSN (All-sky Automated Survey for Supernovae), captó señales que provenían de una distancia de 300 millones de años luz, creadas por un destello de interrupción de las mareas.

Sonda InSight de la NASA prueba su brazo robótico sobre la superficie de Marte

Desde este descubrimiento, los astrónomos orientaron otros telescopios hacia este muy raro evento, para aprender más sobre cómo los agujeros negros consumen materia y regulan el crecimiento de las galaxias.

Científicos del MIT y la Universidad Johns Hopkins han detectado señales de radio del evento que coinciden muy estrechamente con las emisiones de rayos X producidas por la misma llamarada 13 días antes.

Los especialistas creen que estos “ecos” de radio, que son más del 90 por ciento similares a las emisiones de rayos X del evento, son más que una coincidencia, y sugieren ser evidencia de un chorro gigante de partículas altamente energéticas que salen del agujero negro, a medida que el material estelar colapsa.

Los científicos encontraron que las mismas fluctuaciones que aparecieron en el espectro de rayos X también aparecieron 13 días después en los datos de radio, lo cual le permitió a los investigadores calcular el tamaño de la región emisora ​​de rayos X, que resultó ser alrededor de 25 veces más grande que el sol. Del mismo modo descubrieron que el tamaño de las regiones emisoras de radio era alrededor de 400.000 veces el radio del sol.

Según el nuevo estudio, las ondas de radio fueron emitidas por un chorro de alta energía que salió disparado del agujero negro, poco después de que comenzara a absorber material de la estrella.

Los investigadores sugieren que fueron capaces de detectar las ondas de radio sólo cuando los electrones viajaban por la corriente de la emisión, lo que indica que el poder de ese chorro energético debe ser controlado por la tasa de acreción del agujero negro, la velocidad a la que el agujero negro devora a la estrella.

Datos de Cassini revelan sorprendente química de Saturno

En referencia a sus observaciones el investigador Dheeraj Pasham, del Instituto Kavli para la Astrofísica e Investigación Espacial en el MIT y autor principal del estudio, explica: “Si la velocidad a la que se alimenta el agujero negro es proporcional a la velocidad a la que bombea energía, y si eso realmente funciona para cada agujero negro, es una prescripción simple que puede usarse en simulaciones de evolución de galaxias”.

Esta nueva investigación podría ayudar a los científicos a comprender mejor el papel que juegan los agujeros negros en la regulación del crecimiento de las galaxias y también podría ayudarnos a comprender mejor la evolución de las galaxias.

Referencia: Discovery of a Time Lag between the Soft X-Ray and Radio Emission of the Tidal Disruption Flare ASASSN-14li: Evidence for Linear Disk–Jet Coupling. The Astrophysical Journal, 2018. https://doi.org/10.3847/1538-4357/aab361

Más en TekCrispy