Compartir

El pasado sábado el mundo tecnológico fue testigo de uno de los mayores robos de información en la historia de Facebook, que deja muchos más cuestionamientos en relación a lo que la compañía de Mark Zuckerberg permite que compañías de terceros hagan con los datos de sus usuarios.

Si el caso de entidades vinculadas al gobierno ruso interfiriendo a través de publicidad con fines políticos en la red social sorprendió el mundo hace pocos meses, lo que ha sido revelado en los últimos días marca una página gris en la sociedad en relación a lo que la tecnología y las redes sociales permiten lograr cuando el dinero está de por medio.

La polémica fue desatada por Facebook el pasado sábado 17 de marzo, cuando publicó un comunicado donde asegura que Cambridge Analytica utilizó los perfiles de más de 50 millones de usuarios estadounidenses de la red social con fines políticos, mediante la creación de un software de gran alcance que predijo la intención de voto de los ciudadanos durante las elecciones presidenciales de 2016 e influyó en su decisión a través de publicidad.

Este fracaso para la privacidad de Facebook y el uso de los datos de sus usuarios con fines políticos, fue revelado a través de una interesante investigación realizada por los medios The Guardian, The New York Times y The Observer, y ha planteado una serie de interrogantes que responderemos a continuación.

¿Qué es Cambridge Analytica?

Es una firma de análisis de datos para comicios electorales, propiedad del multimillonario Robert Mercer, un estadounidense dedicado a los fondos de cobertura y que apoya a políticos conservadores. Asimismo, la empresa está dirigida por Steve Bannon, ex asesor político clave para Donald Trump durante su campaña electoral previa a la presidencia.

Cambridge Analytica fue fundada en Londres en 2013, con oficinas en New York y Washington. Asimismo, ha realizado trabajos para la campaña electoral de Ted Cruz en 2015, y se dice que fue decisiva durante la campaña del Brexit.

¿Quién acusó a Cambridge Analytica por primera vez?

La periodista Carol Cadwalladr de The Guardian, quien anteriormente trabajaba en The Observer, fue la primera en revelar la información. Mientras realizaba su investigación sobre la manipulación de datos por parte de la empresa a través de Facebook, Cadwalldr recibió todo tipo de ataques y amenazas, sin embargo, no cedió en su lucha y obtuvo acceso a informantes vinculados directamente al caso.

¿Cómo ocurrió la manipulación de datos?

El pasado viernes 16 de marzo, en un comunicado oficial de la red social, el vicepresidente y consejero general adjunto de la compañía reconoció la suspensión del perfil de Cambridge Analytica, ya que aparentemente Facebook quería proteger la privacidad de la información de sus usuarios.

En concreto, la compañía dijo que en 2015 el Dr. Aleksandr Kogan, profesor de psicología de la Universidad de Cambridge, y de nacionalidad rusa, mintió a Facebook al filtrar datos de una aplicación llamada ‘thisisyourdigitallife’ que usaba Facebook Login a SCL/Cambridge Analytica.

Sin embargo, el sábado 17 de marzo publicó una actualización donde afirma que no hubo violación de datos por parte de Aleksandr Kogan, debido a que todas las personas que se registraron en la app dieron los permisos a sabiendas del propósito para el cual serían utilizados sus datos.

Cambridge Analytica usó Facebook como un recolector de datos, analizando las publicaciones y las preferencias de los usuarios a través de los ‘me gusta’, recopilando datos sensibles como la raza, el género, la orientación sexual, traumas infantiles, etc.

Best Buy cerrará sus tiendas de móviles en EE.UU

¿Con qué objetivo se utilizaban estos datos?

Según The Guardian, la firma creó un sistema cuyo objetivo era crear perfiles de votantes individualmente usando los datos de 50 millones de usuarios estadounidenses de Facebook, y posteriormente les bombardearon de publicidad con fines políticos de forma personalizada con el fin de favorecer al entonces candidato a la presidencia, Donald Trump.

En concreto, se pagó a 270.000 personas aproximadamente para hacerles una prueba de personalidad bajo la aprobación de Facebook. Sin embargo, la app recolectó información de los contactos de cada uno de estos usuarios deliberadamente hasta alcanzar los 50.000 usuarios.

Cambridge Analytica le pagó a Kogan US$ 800.000 por las pruebas, y posteriormente violó las reglas sobre protección de datos de Facebook al compartir los resultados.

Facebook afirma que Cambridge Analytica no realizó una violación de datos, pero si faltó con el tratamiento de dicha información. Así lo revela cuando, en primer lugar, afirma que la compañía accedió a esta información de forma legítima, sin embargo, posteriormente asegura que no acató las reglas de la social debido a que transmitió los datos obtenidos a terceros.

Asimismo, Facebook dijo que sacó de circulación la app en 2015 y se aseguró de que aquellos que tuviesen copias de la información las destruyesen. Por su parte, Christopher Wylie, colaborador de un profesor de la Universidad de Cambridge, conversó con The Observant y corroboró que la firma se aprovechó de Facebook para recolectar información de millones de perfiles de ciudadanos estadounidenses.

Es curioso observar cómo después de más de 2 años de que se informara sobre la violación de datos, apenas ahora Facebook revela esta información y la suspensión de Cambridge Analytica y Kogan de su plataforma.

¿Es legal o ilegal lo que hizo Cambridge Analytics?

El hecho de que la autorización que Facebook dio a Kogan fuese netamente académica, hace que sea ilegal recopilar los datos de los usuarios con fines políticos y comerciales. En este sentido, el profesor asegura que sus acciones fueron completamente legales y que su relación de trabajo con Facebook era cercana, otorgándole permiso para sus apps.

Si tenemos en cuenta que Facebook posteriormente aseguró que no hubo violación de datos, parece más bien una forma en que ambas entidades buscan cubrirse las espaldas ante la infracción que ambas realizaron.

¿Quién es Christopher Wylie y cuál es su papel en el caso?

Otro de los personajes influyentes en este caso revelado por The Guardian  es Christopher Wylie, un canadiense de 28 años, quien trabajó con Steve Bannon y se dice que fue el cerebro que orquestó todo el proceso de robo de datos de Facebook.

La periodista Cadwalladr también fue la encargada de divulgar el artículo sobre Wylie, donde revela que con apenas 24 años, creó un método para recolectar perfiles de Facebook y usar la información personal de los usuarios con fines políticos. Finalmente, trabajaría con esta información para idear anuncios políticos individuales según el perfil psicológico de cada votante.

Lo más revelador del caso en relación a este personaje, es la manipulación perpetrada por Facebook, al decir que Wylie poseía correos electrónicos, facturas, recibos que revelaron que entre junio y agosto de 2014, se habían obtenido los datos de más de 50 millones de usuarios de la red social. Lo más absurdo del caso es que Facebook le envió una carta donde reconocía que Cambridge Analytica había hurtado los datos.

En la publicación se muestra una entrevista, donde Wylie asegura que tenía recibos que daban fe de que Cambridge pagó US$ 7 millones para acumular datos que serían recabados por el joven para predecir las preferencias de los usuarios a través de la moda y la cultura, que según declaraciones de Wylie, “son necesarias para cambiar la política”.

Trump culpa a los videojuegos de influenciar tiroteos como el reciente en Florida

Estos datos triviales le sirvieron a Wylie para realizar el proceso de análisis que necesitaba Robert Mercer, un personaje que en ese entonces también desarrollaba pruebas de datos para crear algoritmos que revelaran tendencias políticas. Finalmente, Mercer financió a Cambridge Analytica mediante las aplicaciones del Dr. Kogan, a través de una firma llamada Global Science Research.

Ayer, a través de su cuenta de Twitter, Wylie reveló que su cuenta de Facebook había sido bloqueada, lo que sugiere que la compañía de Mark Zuckerberg está buscando desligarse de responsabilidades que seguramente le serán cuestionadas próximamente.

En este sentido, Damian Collins, miembro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, ha llamado al CEO de la red social a testificar sobre este caso, asegurando que Facebook tenía pleno conocimiento sobre todos los hechos ilegales que ocurrieron sin consentimiento de los usuarios.

De momento, estos son los datos que se han revelado en un caso que seguramente seguirá dando mucho de qué hablar en los próximos días.

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.