Censura En Rusia

Según una alerta emitida por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), los hackers del gobierno de Rusia están perpetrando ciberataques a la red eléctrica de Estados Unidos, incluyendo sus plantas de procesamiento de agua e instalaciones de transporte aéreo.

Se trata de la primera vez que se emite una alerta oficial en la que se menciona a agentes informáticos rusos interviniendo en la infraestructura energética del país norteamericano, de la que actualmente dependen cientos de millones de personas. Según el informe, publicado en el sitio web del Equipo de Respuesta de Emergencias Informáticas de Estados Unidos (US-CERT):

Desde marzo de 2016, los actores informáticos del gobierno ruso se han centrado en entidades gubernamentales y múltiples sectores de la infraestructura crítica de Estados Unidos, incluido el sector energético, plantas nucleares, agua y aviación.

Un reporte de Bloomberg menciona a Rick Perry, secretario de Energía de EE.UU, dirigiéndose a los legisladores durante una audiencia esta semana, donde afirmó:

Los ciberataques están literalmente ocurriendo cientos de miles de veces al día (…) La guerra que se desarrolla en el ciberespacio es real, es seria, y debemos liderarla en el mundo.

El análisis conjunto del FBI y el DHL, revela que los hackers manejan trucos informáticos muy sofisticados, ya que en primer lugar perpetraron ataques informáticos a proveedores de confianza de terceros, ya que sabían que dependían de redes con menos seguridad que las de su objetivo final.

Facebook aprueba anuncios falsos realizados en nombre de senadores de EE.UU

De esta manera, los hackers rusos utilizaban estos proveedores como enlace para introducir código malicioso en redes mucho más amplias. Las instalaciones no fueron elegidas al azar por estos hackers vinculados al Kremlin, ya que incluían sistemas vulnerables con más de una década sin actualizar. Pese a ello, el informe no confirma el éxito de estos ataques.

Las acusaciones del informe de los funcionarios estadounidenses fueron lanzadas conjuntamente con nuevas sanciones para Rusia, dirigidas a dos servicios de inteligencia de la nación, un aliado cercano al presidente Putin, otros ciudadanos y compañías rusas.

Además, las sanciones van dirigidas a la Internet Research Agency, también conocida como la granja de trolls, por estar vinculada a la intervención rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos mediante la compra y publicación de anuncios en Facebook para influir en la decisión del electorado.

Más en TekCrispy