Craneos Alargados

El análisis genético de los restos óseos encontrados en un cementerio alemán medieval, ha ofrecido nuevas ideas sobre los orígenes de las mujeres con cráneos alargados, un peculiar fenómeno de deformación craneal artificial, cuyos fundamentos han sido debatidos durante más de 50 años.

Los restos óseos de seis cementerios bávaros exhibieron el dinamismo cultural del Período de migración, que vincula el final del Imperio Romano en la Antigüedad tardía con la Edad Media. El vacío de poder dejado por el declive del imperio en Europa fue ocupado por tribus bárbaras como los godos, los amanios, los francos y los lombardos.

Estudio revela vínculo entre la esquizofrenia y el consumo de marihuana
Colección Estatal de Antropología y Paleoanatomía de Munich

Alrededor del año 500 DC, la tribu Bavarii reemplazó a los romanos en el sur de Alemania, fundando asentamientos que se convertirían en algunas de las ciudades más antiguas de Europa. Dentro de estos primeros asentamientos vivían mujeres con cabezas cónicas, que se distinguían por tener cráneos alargados artificialmente cuando eran bebés.

La investigadora Michaela Harbeck, de la Colección Estatal de Antropología y Paleoanatomía de Munich y coautora del estudio, explicó:

Inmediatamente después de su nacimiento, los padres envolvían las cabezas de sus hijas con vendajes durante unos meses para lograr la forma de cabeza deseada. Es difícil responder por qué realizaban este elaborado proceso, pero probablemente se usó para emular un cierto ideal de belleza, como el pie de loto chino o el plato labial africano, o tal vez para indicar una afiliación grupal.

Los arqueólogos han asumido por mucho tiempo que la práctica fue adoptada a través del intercambio cultural con los hunos de Europa del Este, donde la evidencia de la práctica es más frecuente en el registro arqueológico.

Pero esta última investigación sugiere que los cráneos alargados que se encuentran en los cementerios bávaros, no son resultado del intercambio cultural ni de la imitación de la práctica, sino del intercambio humano.

El análisis genético reveló la uniformidad entre los hombres de las ciudades medievales del sur de Alemania, con un fuerte vínculo con las poblaciones del norte y centro de Europa. Todos tenían ojos azules y cabello rubio.

Sin embargo, el ADN de las muestras de las mujeres de Bavaria, revelaron orígenes genéticos más diversos, con vínculos con el sudeste de Europa: mujeres con cabello y ojos más oscuros. Varias mujeres presentaban perfiles genéticos más similares a las poblaciones búlgaras y rumanas, mientras que el linaje genético de otro perfil se remontaba al este de Asia.

El acervo genético es más determinante que las mutaciones primarias en los trastornos del desarrollo
Colección Estatal de Antropología y Paleoanatomía de Munich

La diversidad genética de las mujeres de los entierros de Baviera sugiere que la migración femenina fue frecuente durante la Alta Edad Media, un momento de tremenda agitación política.

El genetista Joachim Burger, profesor en el Instituto de Evolución Orgánica y Molecular de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz y autor principal del estudio, indica:

Este es un ejemplo de movilidad femenina de largo alcance que une grandes espacios culturales, que pudo haber sido una forma para que grupos distantes formaran nuevas alianzas estratégicas durante esta época.

Si bien no está claro por qué las mujeres, aparentemente sin hombres, viajaron una distancia tan larga, los autores del estudio especulan que pueden haber representado alianzas estratégicas entre poblaciones distantes en toda Europa.

A pesar de sus orígenes extranjeros, las mujeres se integraron en la sociedad bávara, aunque se necesita más investigación para determinar si estas mujeres se casaban con los hombres de la población local.

Referencia: Population genomic analysis of elongated skulls reveals extensive female-biased immigration in Early Medieval Bavaria. PNAS, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1719880115

Más en TekCrispy