Somnolencia Alzheimer

Los resultados de una reciente investigación sugieren que la somnolencia excesiva durante el día entre adultos mayores con niveles cognitivos normales, se asocia con la acumulación de placas beta amiloide en el cerebro, una señal distintiva de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores explican que este depósito de placas de amiloide en el cerebro es una de las etapas preclínicas de la enfermedad de Alzheimer, la cual se manifiesta mucho antes de que aparezca cualquiera de los signos de demencia.

Tan solo 6 horas de sueño perdido aumentan el riesgo de padecer diabetes

La Dra. Prashanthi Vemuri, profesora  de radiología en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, y autora principal del estudio, explicó: “Se sabe que el sueño elimina las toxinas y las proteínas beta amiloideas que se acumulan en el cerebro; también se sabe que la beta amiloide genera interrupciones del sueño, por lo que comparo a esto con el problema del huevo y gallina.”

Para entender exactamente el escenario planteado, los investigadores se embarcaron en este estudio para verificar si la somnolencia diurna excesiva causa un aumento de amiloide con el tiempo en personas sin demencia. Descubrieron que en efecto existía la relación.

Para este estudio, el equipo incluyó a 283 adultos mayores con una edad promedio de 77 años, los cuales tuvieron que someterse a exploraciones de resonancia magnética cerebrales al inicio y posteriormente en el estudio.

Se les proporcionó un cuestionario sobre la calidad del sueño para que  llenaran y se les realizaron pruebas para detectar cualquier signo de demencia. El equipo analizó la acumulación de amiloide en el cerebro de estas personas con el tiempo.

Los resultados revelaron que aquellos que mostraban somnolencia excesiva durante el día, eran más propensos a tener mayores cantidades de placas amiloideas en sus cerebros, durante el período de estudio de dos años.

Estos depósitos de amiloide eran más propensos a ocurrir en las regiones del cerebro que son responsables del recuerdo de la memoria, el comportamiento y las emociones: el cingulado anterior y precuneus cingulado. En general, el 22 por ciento de los participantes se quejaron de somnolencia diurna excesiva.

Los autores del estudio señalaron que esta investigación fue la primera en hacer esta conexión. Al mismo tiempo, resaltan la necesidad de realizar nuevos estudios, pero a partir de ahora el aumento de la somnolencia durante el día, podría servir como una señal de advertencia, así como las etapas preclínicas de la enfermedad de Alzheimer junto con otros problemas relacionados con el sueño.

Los síntomas de demencia alcanzan su máximo en invierno y primavera

El Dr. Bryce Mander, profesor de psiquiatría y comportamiento humano en la Universidad de California, Irvine y coautor del estudio dijo que la alteración del sueño consistente y no tratada parece ayudar a la progresión del Alzheimer y puede ocurrir temprano, antes de que se presenten los síntomas.

En referencia los resultados observados, el Dr. Mander expresó: “Estos hallazgos, respaldan aún más la idea de que el sueño es fundamental para la salud mental, y que el sueño alterado crónicamente puede facilitar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer o acelerar su progresión”.

Referencia: Association of Excessive Daytime Sleepiness With Longitudinal β-Amyloid Accumulation in Elderly Persons Without Dementia. JAMA Network, 2018. doi:10.1001/jamaneurol.2018.0049

Más en TekCrispy