Compartir

Si alguna vez has pensado en la idea de vivir eternamente como una simulación informática con conciencia propia, probablemente te sientas atraído al planteamiento que ofrece una empresa emergente llamada Nectome, la cual promete respaldar los cerebros de sus clientes utilizando una técnica pionera.

La empresa fundada en 2016 por un par de investigadores de MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), espera ofrecer una aplicación comercial de un novedoso proceso para preservar cerebros, llamado “criopreservación estabilizada con aldehído”.

Nectome ganó recientemente una subvención de The Brain Preservation Foundation de $ 80.000 después de mostrar que podía preservar un cerebro de cerdo1 tan bien, que todas las sinapsis estaban intactas y visibles con microscopía electrónica. También obtuvo $ 960.000 del NIH para desarrollar su tecnología de preservación del cerebro completo. La empresa afirma que puede preservar los cerebros a nivel nanométrico, conservando todas las células y todas sus conexiones para su posterior análisis.

La compañía cuenta con el respaldo de Y Combinator, una organización que escoge un grupo de nuevas compañías cada año para financiar y asesorar con la esperanza de que reciban fondos importantes más adelante.

Aunque todo suene muy prometedor, hay una desventaja a considerar. Para que el proceso de vitrificación preserve un cerebro lo suficientemente bien como para dejar la esperanza de carga o reactivación precisa, debe llevarse a cabo en el momento de la muerte; más precisamente: tiene que ser la causa de la muerte.

El procedimiento podría describirse con precisión como embalsamamiento de alta tecnología combinado con criónica. El cliente (paciente o victima), es sedado y conectado a una máquina artificial de corazón-pulmón. Luego, un conservante químico se bombea a través de la arteria carótida, lo que le ocasionará la muerte instantes después, pero el cerebro estará exquisitamente bien conservado. Esto es muy diferente a la criónica simple, que para preservar el tejido, causa daño a las células.

Como el azúcar y el chocolate alimentan el ciclo adictivo en nuestro cerebro

La compañía reflexiona que en el futuro, será posible escanear un cerebro preservado y copiarlo a una computadora (o tal vez incluso un robot humanoide), lo cual es otro problema, pues la empresa apuesta por el desarrollo de avances desconocidos en el futuro para alcanzar su objetivo final. Por ahora, Nectome todo lo que ofrece es asegurarse de que el cerebro se sus clientes se preserven unos cientos o miles de años.

En su sitio web, la empresa afirma que algún día será posible examinar el conectoma del cerebro, las conexiones neuronales dentro del cerebro, hasta un grado tan detallado que será capaz de reconstruir los recuerdos de una persona.

En este momento no se tiene certeza alguna de si esto va a funcionar. Ciertamente requiere algo de fe en el progreso futuro de la humanidad y superar algunas cuestiones existenciales importantes, pero ya 25 personas han pagado un depósito de $ 10.000 para que Nectome conserve sus cerebros.

Realizar el procedimiento en una persona viva todavía está a años de distancia, si es que sucede. Nectome ha examinado la Ley de Opción de Fin de la Vida de California y cree que será legal preservar los cerebros, a pesar de que en el proceso se mate al cliente.

Aunque todo esto parece un teaser de ciencia ficción, la verdad es que nadie sabe lo que nos depara el futuro; existe la posibilidad de que estemos siendo testigos de la cimentación de una tecnología que pueda realizar el sueño de muchos: una conciencia eterna.

Referencias:

1.- A technology designed to preserve synapses across the whole brain of a large mammal is successful. The Brain Preservatión Foundation. http://www.brainpreservation.org/large-mammal-announcement/

2.- Aldehyde-stabilized cryopreservation. Criobiology, 2015. https://doi.org/10.1016/j.cryobiol.2015.09.003

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.