Compartir

De acuerdo a una investigación, los niveles de contaminación de fósforo en los cuerpos de agua dulce están alcanzando niveles críticos. El estudio muestra que el 38 por ciento de las cuencas hídricas del mundo, sin incluir la Antártida, están excesivamente enriquecidos con fósforo, lo que genera floraciones de algas potencialmente tóxicas y menos agua potable disponible.

El fósforo es un componente común de los fertilizantes minerales y de estiércol porque aumenta los rendimientos de los cultivos. Sin embargo, una gran porción de fósforo aplicado como fertilizante no es absorbido por las plantas, y se acumula en el suelo o se vierte en los ríos, lagos y mares costeros.

Nuevo hallazgo acerca la posibilidad de utilizar bacterias para limpiar el medio ambiente

Las aguas residuales, la agricultura y otras actividades humanas agregan alrededor de 1,5 teragramos (un teragramo equivale a mil millones de kilogramos) de fósforo a las cuencas de aguas dulces cada año. Eso es aproximadamente cuatro veces el peso del Empire State Building o 62 Titanics.

Los investigadores evaluaron los niveles de contaminación del agua relacionada con el fósforo en 20 cuencas hidrográficas en todo el mundo. El sector doméstico fue el mayor contribuyente de fósforo con el 54%, seguido por la agricultura, 38% y la industria con el 8%.

Por países, China aportó el 30% del total mundial, India el 8% y los Estados Unidos el 7%. La cuenca de Huang He de China ocupó el primer lugar, seguida de la cuenca del río Indo. El río Ganges ocupó el cuarto lugar en la lista de cuencas hidrográficas contaminadas.

Los investigadores analizaron primero la contaminación de las fuentes puntuales, es decir, la contaminación de una sola fuente identificable, como las aguas residuales. Desglosado por países, el principal contribuyente fue China, seguido de Estados Unidos y  luego India.  En total, 0,97 teragramos de fósforo fueron arrojados cada año de esta fuente puntual.

Las fuentes no puntuales de contaminación como la erosión, la escorrentía y la lixiviación contribuyeron con el resto de la contaminación.

El estudio muestra que la carga de fósforo de los campos agrícolas aumentó en un 27% durante el período de análisis (2002 a 2010). Los investigadores indican que el aumento se debe al uso extensivo de fertilizantes minerales y estiércol. Los campos de cultivo de cereales contribuyeron a la mayor escorrentía de fósforo.

El investigador Mesfin Mekonnen, catedrático de la Universidad de Nebraska y coautor del estudio, explica: “En muchas áreas del mundo, o no hay suficiente agua para asimilar el fósforo, o la carga de contaminación es tan grande que el sistema de agua no puede asimilarlo todo.”

Descubren grandes cantidades de mercurio oculto en el permafrost ártico

Debido a la contaminación del fósforo, se produce un aumento repentino de nutrientes en el agua que favorece la eutrofización, es decir, floraciones de algas, plantas flotantes y  microbios, que pueden ocasionar la mortalidad de peces y plantas, por la falta de oxígeno y luz; también reduce el uso del agua para el consumo humano.

Los autores del estudio expresan que los resultados de esta investigación deberían ser considerados por los gobiernos nacionales a fin de formular objetivos orientados a disminuir los niveles de fósforo en las cuencas hídricas.

Referencia: Global Anthropogenic Phosphorus Loads to Freshwater and Associated Grey Water Footprints and Water Pollution Levels: A High-Resolution Global Study. Water Resources Research, 2018. DOI: 10.1002/2017WR020448

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.