Europa Reloj

Algo bastante inusual está sucediendo con la hora en Europa; desde mediados del mes de enero, una buena cantidad de los relojes, desde Portugal a Polonia y de Dinamarca a Turquía han estado perdiendo hasta seis minutos en el tiempo. ¿Qué está causando este fenómeno?

Antes de recurrir a la teoría de la relatividad de Einstein, hay que dejar en claro que la continuidad del espacio-tiempo no se ha alterado; la causa que provoca el retraso en los relojes europeos tiene un origen más simple y tiene que ver con el equilibrio del suministro eléctrico.

La red de energía síncrona de Europa está altamente interconectada, lo que permite que la energía se comparta en todo el continente a varios países diferentes. De este modo, la energía producida en Alemania pudiera inadvertidamente terminar siendo utilizada en un hogar de Hungría, si es allí donde se necesita.

Casio celebra 35 años con una edición especial de sus relojes G-Shocks

Millones de relojes europeos funcionan con indicadores conectados a la red eléctrica, incluyendo microondas, radios, cocinas, reproductores de DVD y consolas de videojuegos, entre otros artefactos. Para mantener la hora, estos electrodomésticos dependen de la frecuencia de la red eléctrica, que en Europa es de 50 hertzios, es decir, 50 oscilaciones por segundo.

En un área tan grande, la cantidad de electricidad utilizada debe equilibrarse cuidadosamente con la cantidad producida. Si se pierde ese equilibrio, la frecuencia disminuye o se eleva.

En las últimas semanas, la frecuencia de la red ha caído un poco, específicamente a 49,996 hertzios; esa alteración ha provocado un retraso que alcanza 362 segundos, un poco más de 6 minutos, en todos los relojes que están conectados directamente a la red eléctrica.

De acuerdo a un comunicado emitido por la Red Europea de Operadores de Sistemas de Transmisión para la Electricidad (ENTSO-E), el problema, que afecta a más de dos docenas de países, tiene su génesis en un desacuerdo entre Kosovo y Serbia.

Hace más de una década Kosovo declaró su independencia de Serbia. En los años siguientes, 113 estados de la ONU han llegado a reconocer a Kosovo como un país en sí mismo; sin embargo, su vecina Serbia se niega a reconocerlo. Las tensiones entre los dos territorios persisten, especialmente porque muchos serbios étnicos continúan viviendo en un país que no creen que exista.

Estos son los mejores relojes inteligentes híbridos del momento

Como un acto de protesta, muchos de estos serbios residenciados en Kosovo, se han negado a pagar sus facturas de electricidad al departamento de servicios públicos del país, razón por la que, a fines del año pasado, el gobierno de Kosovo anunció que dejarían de subvencionar esa electricidad. Esta decisión provocó que 113 gigavatios-hora de electricidad “desaparecieran” de la red eléctrica europea, provocando el desequilibrio en la frecuencia.

La portavoz de ENTSO-E, Susanne Nies, informó que Kosovo comenzó a restaurar los niveles de producción de energía eléctrica, lo que corregirá el desequilibrio ocasionado, sin embargo, tomará algún tiempo para que el sistema eléctrico de Europa continental regrese a la frecuencia normal.

Referencia: Continuing frequency deviation in the Continental European Power System originating in Serbia/Kosovo: Political solution urgently needed in addition to technical. European Network of Transmission System Operators, 2018. Press Release

Más en TekCrispy