Fbi Phantom Secure Cartel Sinaloa E1520785861137

Por mucho tiempo, algunas compañías de distribución de móviles han estado haciendo negocios ilícitos con sus smartphones, bien sea eliminando sus cámaras y micrófonos para evitar ser espiados, o configurándolos para que solo envíen mensajes a través de redes privadas. Hacer algo así solo podría tener un fin, y no es otro que eludir a las autoridades de los actos criminales perpetrados por un grupo u organización.

Pues bien, se pudo conocer a través de Motherboard, que el FBI ha arrestado al dueño de Phantom Secure, una de las empresas mejor establecidas en lo que a distribución de móviles se refiere, porque supuestamente había estado vendiendo dispositivos BlackBerry personalizados a los criminales del Cártel de Sinaloa, conocida organización dedicada al tráfico de drogas.

En concreto, el jueves pasado fue presentada una denuncia ante el Distrito Sur de California donde se acusa al CEO de Phantom, Vincent Ramos, por conspirar para distribuir drogas, lo que provocó su arresto inmediato.

Una fuente anónima citada por Motherboard revela además que los móviles personalizados han sido vendidos en países como México, Cuba y Venezuela. Además, se afirma que la cantidad de dispositivos de este tipo distribuidos por Phantom en todo el mundo asciende a 20,000, lo que ha generado una buena fuente de ingresos a la compañía.

Autoridades no pueden acceder a la ubicación de tu móvil sin una orden, según Corte Suprema de EE.UU

Asimismo, se pudo conocer que además de quitar la cámara y el micrófono de los dispositivos BlackBerry, la navegación GPS, por Internet y los servicios de mensajería también son eliminados por Phantom. En este sentido, la compañía instala un software llamado Pretty Good Privacy (PGP) para enviar mensajes encriptados y enrutar mensajes a servidores en el extranjero.

Uno de los testigos que ayudó al FBI a esclarecer el caso es casualmente uno de los narcotraficantes del Cártel de Sinaloa, además de un delincuente que era cliente de Phantom Secure.

Este arresto pone en evidencia el conflicto que plantea la comunicación encriptada y la seguridad de la información, que a pesar de ser uno de los atributos para preservar la privacidad en los dispositivos móviles, podría ser explotada con fines delictivos como en este caso.

Más en TekCrispy