Razer Raiju 1

El hackeo de Mt. Gox, antigua y ya extinta exchange, de la cual fueron sustraídos 650.000 Bitcoins luego de una intromisión masiva en 2014, ha generado tanto polémica como expectativa. El día de hoy, el caso vuelve a la palestra debido al señalamiento de una empresa ubicada en el Reino Unido, a quienes varios le atribuyen la responsabilidad de lo ocurrido.

Se trataría de una empresa catalogada como “fantasma”, que sería propietaria del sitio de intercambios BTC-e, entidad que recibió vía transferencia más de la mitad de Bitcoins robados a Mt. Gox, que equivalen a 4.5 mil millones de euros. La información apunta, en concreto, a que se trata de una compañía llamada Always Efficient LLP. La misma contaría con base en Londres, pero se desconoce acerca de sus dueños o administración. Previamente, el FBI había efectuado varios arrestos e incluso acusado a un hombre de nacionalidad rusa por el hurto de criptoactivos.

Antes de sufrir el hackeo, Mt. Gox, que fue concebida originalmente para intercambiar tarjetas de juego como las de Yu-Gi-Oh!, se posicionaba como un sitio de referencia para las transacciones que involucraban bitcoins, manejando hasta el 70% de su mercado mundial. En 2014, la compañía recibió una alerta por parte de WizSec, un grupo de investigadores, en el que advertían que la exchange estaba en la mira de hackers luego de que su CEO, Mark Karpelès declarara públicamente que miles de tokens se habían “extraviado” y no podían rastrearlos. El portal colapsó una vez realizado el anuncio, cuando muchos clientes notaron que les resultaba imposible efectuar retiros.

Inicialmente, el tema del hackeo era un misterio. Luego de una investigación, se determinó que más de la mitad de los fondos robados fueron transferidos a la plataforma de intercambios de  BTC-e, que en aquel entonces era propiedad de Always Efficient LLP. Según el informe proporcionado por el FBI, dicha plataforma era conocida por su alta actividad delitiva, siendo que era utilizada con frecuencia para blanquear capitales provenientes de hackeos, explicó Karpelès, quien fue arrestado en 2015, mientras aseguraba que trabajaba en conjunto con las autoridades, enfrentando los cargos de malversación y fraude por pagos cuyos valores ascendían a $2.3 millones de dólares.

En consecuencia, el delito informático sufrido hizo que la empresa cesara su operaciones y se declarara en quiebra, haciendo que muchos de sus clientes perdieron sus inversiones.

Como parte de la investigación, el FBI tenía como sospechoso a Alexander Vinnik, hombre de nacionalidad rusa que fue arrestado durante el verano pasado en Grecia por un presunto vínculo con el hackeo a Mt. Gox. Actualmente, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América está realizando gestiones, conjuntamente con el gobierno griego, para extraditarlo y acusarlo formalmente por, aproximadamente, 21 cargos, entre los que figuran blanqueo de activos y otros delitos de índole financiera.

Por otro lado, en la actualidad varios inversionistas afectados se encuentran presionando para que la criptomoneda sea reembolsada de acuerdo al precio del mercado actual (que difiere considerablemente de su valor en 2014). La decisión con respecto a esto podría ser tomada en un tiempo, probablemente varios meses. En septiembre del año pasado, el abogado de fideicomisos de Mt. Gox, Nobuaki Kobayashi, empezó a vender una buena cantidad de bitcoins para intentar compensar a los clientes que perdieron sus inversiones debido al hackeo, hasta la fecha, ha vendido más del equivalente a 400 millones de dólares.