Aunque Japón sea una de las piezas clave en el engranaje de las criptomonedas en el mundo, su gobierno ha tomado medidas para evitar que sus habitantes sean víctimas de estafas y que otros pretendan incurrir en acciones maliciosas, así que ha ordenado el cese de actividades comerciales a dos casas de cambio de ese país.

El regulador financiero de Japón ha detectado movimientos irregulares en siete casas de cambio de criptomonedas, y este jueves ha establecido ciertas normativas contra ellas. Tal como lo habíamos mencionado en antes, en dos de los casos determinó que debían cerrar por algún tiempo sus actividades.

Coincheck Inc. es una de las afectadas por esas medidas debido al gran robo que sufrió en enero de este año debido a irregularidades en sus estándares de seguridad. La Agencia de Servicios Financieros (FSA), los ha sancionado con una segunda orden de mejora comercial. Por otra parte, Bit Station y FSHO fueron los dos casas de cambio que no corrieron con la misma suerte y han tenido que detener sus labores hasta el 7 de abril mientras se acoplan a los estándares adecuados.

Una advertencia ignorada

Al parecer, las empresas a las que el FSA aplicó medidas, tenían una orden de mejora de sus formas de negocio, que debían poner en práctica antes del 22 de marzo, de no ser así, en algunos casos realizarían una segunda advertencia. Otras de las firmas involucradas son FSHO, Bicrements Inc., GMO Coin Inc., Tech Bureau Corp. y Mr. Exchange Inc.

Bit Station fue suspendida por un mes dado que uno de sus propietarios se hizo con algunos bitcoins de los usuarios de esa casa de cambio.

Estas no serían las únicas medidas que el FSA podría adoptar contra cualquier casa de cambio que incida en fraudes o que no presenten características que las hagan más seguras. Debido al robo de más de 540 millones de dólares de Coincheck, el chequeo de otras casas de cambio podría verse intensificado.