Vacunacion Infantil

Uno de los puntos de conversación más persuasivos y repetidos hasta la saciedad por el movimiento antivacuna, es el eslogan: “tantas tan pronto”. La idea detrás de esta frase es que, gracias a la expansión del programa de vacunación infantil en los últimos 30 años, los niños de hoy reciben demasiadas vacunas demasiado pronto, las cuales “abruman” el sistema inmunitario del bebé, lo que supuestamente favorece el desarrollo de condiciones y enfermedades graves.

Aparentemente, algunas personas encuentran esta noción como atractiva y fácil de entender; el resultado: cerca del 13% de los padres usa un calendario de vacunación alternativo, retrasando o eliminando algunas vacunas.

Aunque investigaciones previas han mostrado que los argumentos presentados por los activistas de la antivacunación son desacertados, los resultados de un nuevo estudio, añaden una nueva pieza de evidencia al mostrar que no existe una correlación entre la exposición al antígeno de la vacuna y la susceptibilidad a otras infecciones.

Algunos padres pueden temer que los bebés y los niños pequeños reciban demasiadas vacunas al mismo tiempo, pero los resultados de este estudio pueden ayudar a que esas preocupaciones desaparezcan.

Los investigadores encontraron que los niños que recibieron más vacunas no eran más propensos a contraer infecciones no relacionadas, que los niños que recibieron menos vacunas o quienes las espaciaron más de lo recomendado.

No había muchas razones para pensar que la vacunación de los niños los hiciera de alguna manera más susceptible a las enfermedades en general, pero los investigadores dijeron que es importante seguir realizando pruebas para tranquilizar a los padres.

El estudio comparó la exposición acumulativa al antígeno de la vacuna, estimada al sumar el número de antígenos en cada dosis de vacuna recibida desde el nacimiento hasta los 23 meses de edad.

Una muestra aleatoria de 193 niños que habían sido diagnosticados con enfermedades respiratorias y gastrointestinales, junto con otras infecciones virales y bacterianas, se compararon con un grupo control de 751 niños que no habían sido diagnosticados con estas infecciones.

Los científicos observaron los niveles de exposición al antígeno de la vacuna, una proteína u otra sustancia que induce una respuesta inmune en el cuerpo, en los primeros dos años de vida de los niños, encontrando que la exposición promedio estimada al antígeno de la vacuna acumulada fue 240,6 para los casos diagnosticados y 242,9 para los niños del grupo de control, durante los primeros 23 meses; una diferencia no significativa estadísticamente.

El Dr. Jason Glanz, profesor en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado en Denver y autor principal del estudio, se refirió a los resultados y comentó: “Algunos padres están preocupados de que las vacunas múltiples en las primeras etapas de la infancia podrían debilitar el sistema inmunológico de sus hijos, haciéndolos más susceptibles a futuras infecciones. Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que la teoría de sobrecargar el sistema inmune de un bebé es altamente improbable”.

Referencia: Cumulative Vaccine Antigen Exposure Through the First 23 Months of Life and Non–Vaccine-Targeted Infections From 24 Through 47 Months of Age. JAMA, 2018. doi:10.1001/jama.2018.0708

Más en TekCrispy