Compartir

Cada transición de temporada implica cambios en el clima, la ropa y las actividades. Aunque muchos esperan con ansias los nuevos elementos asociados con las estaciones, no todos los cambios se esperan ansiosamente y uno de los más rechazados son las afectaciones que sufre la piel por los cambios estacionales.

Cuando se trata de cuidado de la piel, parece que tenemos que estar en guardia constante durante todo el año. Mientras que el verano hay que cubrirse con protector solar, en el invierno se toman medidas para tratar la resequedad y las erupciones.

Dos mujeres pierden su cabello después de comer calabaza amarga

A fin de indagar sobre los efectos que tienen los cambios estacionales en la piel, un equipo de investigadores realizó un estudio que proporciona novedosa información sobre el impacto que tienen las estaciones en la piel, a nivel celular.

Para realizar el estudio, los investigadores examinaron la piel de 80 participantes adultos sanos, 40 hombres y 40 mujeres; la mitad de los participantes se encontraban en un rango de edad de entre 18 y 40 años y el restante superaban los 70 años. El primer muestreo fue realizado en el invierno de 2016, del 18 de enero al 11 de febrero; mientras que el muestreo de seguimiento se realizó durante el verano de 2016, entre el 7 de junio al 15 de agosto.

Con la ayuda de la observación ampliada, los investigadores apreciaron cambios en los niveles de productos de degradación de la filagrina en las mejillas y las manos de los participantes. La filagrina, proteína encargada de agregar filamentos, se une a las fibras de queratina en las células epiteliales, para ayudar a mantener la función de barrera de la piel.

Los investigadores también observaron cambios en la textura de los corneocitos, que son células ubicadas en la parte más externa de la epidermis de la piel.

En la piel de la mejilla, los niveles de deficiencia del factor de hidratación natural (NMF, por sus siglas en inglés) se redujeron y el coeficiente de consistencia dérmica (DTI) se elevó durante el invierno en comparación con el verano. Los participantes mayores tenían niveles más altos de NMF que los participantes más jóvenes.

En la piel de las manos, los niveles de NMF fueron más altos durante el invierno que en el verano y las mujeres presentaron niveles más altos de NMF que los participantes masculinos.

Las apps con el pronóstico del clima más acertados

El Dr. Jacob Thyssen, profesor en el Departamento de Dermatología y Alergología de la Universidad de Copenhague y coautor del estudio, comentó: “Este estudio muestra claramente que la barrera cutánea se ve afectada por los cambios climáticos y estacionales. Mediante el uso de observación ampliada, mostramos que las células de la piel sufren de contracción y, por lo tanto, cambian su superficie.”

Los autores del estudio enfatizaron que el estudio espera enviar un mensaje clínico a las personas para que protejan su piel con emolientes en el invierno y protector solar en el verano.

Referencia: Changes in filaggrin degradation products and corneocyte surface texture by season. British Journal of Dermatology, 2018. DOI: 10.1111/bjd.16150

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.