Google Bristlecone Procesador Cuantico

Desde hace varios años, las grandes empresas de tecnología están inmersas en una gran competencia por alcanzar la llamada ‘supremacía cuántica’, que no es otra cosa más que la creación de un procesador cuántico cuyo margen de error sea tan pequeño que pueda superar a los superordenadores actuales. Google es una de esas compañías y, en este sentido, ha presentado Bristlecone, su nueva herramienta para competir en este sector.

Según IBM, solo se necesitan 56 Qubits para superar a los fabricantes de superordenadores. Hasta el momento, Google había alcanzado los 49 Qubits, con sus últimas simulaciones en superordenadores convencionales alcanzando solamente los 46 Qubits. Ahora, el equipo de ingeniería de Google ha creado un procesador experimental llamado Bristlecone, capaz de ofrecer una potencia de 72 Qubits.

Sin embargo, la potencia no representa el único hito a lograr en el sector de los procesadores cuánticos. El problema con los Qubits es su inestabilidad, lo que genera que cualquier tipo de interferencia, así sea la más mínima, puede devengar en un error. Por esta razón, para que los procesadores cuánticos funcionen correctamente, requieren de condiciones de aislamiento realmente extremas, así como también temperaturas muy bajas para operar.

A pocas horas de su entrada en vigencia, Google y Facebook son acusados de violar las reglas del GDPR

Ahora bien, los procesadores cuánticos presentados por Google hasta la fecha, poseen un margen de error para bits cuánticos individuales de 0,1% y de 0,6% para puertas lógicas de 2 Qubits. A pesar de que esto es una buena noticia, lo cierto es que Google se ha mostrado cauta y afirman que la cuestión no solo se basa en limitar cualquier error presente en el procesador.

En este sentido, la compañía afirma que es necesario configurar la totalidad de los componentes que tienen comunicación con el procesador cuántico, así como también es necesario aplicar ajustes en su software. Precisamente estas son las tareas pendientes de Google con respecto a su Bristlecone, y a las que dedicará un buen tiempo antes de darnos más buenas noticias.

Más en TekCrispy