Vacuna Vph

La Sociedad Internacional de Virus del Papiloma (IPVS) ha señalado por primera vez que el cáncer cervicouterino podría eliminarse como un problema de salud pública en el corto plazo.

Una nueva investigación muestra una disminución dramática en las tasas de prevalencia del virus del papiloma humano (VPH), cuya infección es responsable de alrededor del 99,9 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino, la mayoría de cáncer anal y otros cánceres.

El estudio revela que el programa de vacunación contra el VPH gratuito en las escuelas de Australia, es el factor más influyente en una disminución de las futuras tasas de cáncer de cuello uterino del país.

El tamaño importa: personas altas tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer

La profesora Suzanne Garland, directora del Centro para las Enfermedades Infecciosas de la Mujer en el Hospital Royal Women’s, dijo que Australia probablemente sea el primer país en eliminar eficazmente la enfermedad, indicando que el cribado continuo y la gran aceptación de la vacuna son clave para lograr esa meta.

En el año 2007, el gobierno federal comenzó a proporcionar la vacuna de forma gratuita a las adolescentes de entre 12 y 13 años, y en 2013 amplió el programa a los adolescentes varones. En 2016, el 78,6 por ciento de las hembras y el 72,9 por ciento de los varones de 15 años, habían sido vacunados.

Los investigadores encontraron que entre las mujeres de 18 a 24 años, la tasa de VPH había disminuido del 22,7 por ciento a sólo el 1,1 por ciento en los últimos 10 años. Si bien sólo el 53% de las mujeres se vacunaron, el “efecto rebaño” contribuye a un declive mejor de lo previsto. Las investigaciones recientes también han mostrado una disminución en el VPH entre los hombres.

Antes del programa de vacunación, casi la totalidad de las personas sexualmente activas habían contraído el VPH.

El IPVS está lanzando un llamado a la acción a las autoridades de salud para cumplir con los estándares internacionales desarrollados por la OMS, a fin de desarrollar planes nacionales, regionales y locales para finalmente alcanzar el objetivo de la eliminación del cáncer de cuello uterino como un problema de salud pública.

Estos biosensores podrían predecir la capacidad de propagación del cáncer

Es posible una incidencia marcadamente reducida de cáncer de cuello uterino a corto plazo, con eliminación posterior, si se alcanzan altas tasas de vacunación contra el VPH y detección del cuello uterino; el modelo australiano es un buen ejemplo de ello.

Los autores de la investigación señalaron tener presente que a nivel global, cada 2 minutos una mujer muere de cáncer de cuello uterino, enfermedad que tiene su génesis en la infección por el VPH, un escenario puede prevenirse eficazmente mediante la vacunación y la detección.

Referencia: IPVS Statement Moving towards Elimination of Cervical Cancer as a Public Health Problem. ScienceDirect, 2018. https://doi.org/10.1016/j.pvr.2018.02.003

Más en TekCrispy