Selfie Distorsion

El auge de los teléfonos inteligentes con cámaras incorporadas ha promovido la tendencia y disposición de tomarse autofotos, las llamadas selfies. Estos mini autorretratos son cada vez más populares en las redes sociales al ser una representación de nosotros mismos, incluyendo nuestras virtudes y defectos.

Pero de acuerdo a un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de Rutgers, frecuentemente lo que muestran las selfies no es precisamente un retrato fiel de la persona, sino más bien una imagen distorsionada, en la que las dimensiones faciales, especialmente las de la nariz, están alteradas.

De acuerdo a una encuesta realizada por la Academia Americana de Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva, en el año 2017 el 55 por ciento de los cirujanos plásticos faciales informaron sobre pacientes que querían cirugías para ayudarlos a verse mejor en selfies; para el año 2016 esta cifra se ubicó en 13 por ciento.

En este contexto, un equipo de investigadores se propuso cuantificar la distorsión de las selfies, utilizando un modelo matemático que tiene en cuenta cómo la distancia entre la cara de la persona y la lente de la cámara puede alterar las características faciales.

El modelo matemático se basa en las mediciones promedio de características de la cabeza y la cara, obtenidas de una selección de participantes racial y étnicamente diversos.

El modelo determinó la magnitud del efecto de distorsión presentando el rostro como una colección de planos paralelos perpendiculares al eje de la cámara principal. Calculó los cambios en la relación entre la anchura de la nariz y el ancho entre los dos pómulos a varias distancias de la cámara.

Los investigadores encontraron que una selfie promedio, tomada aproximadamente a 30 centímetros de la cara, hace que la base nasal parezca aproximadamente un 30 por ciento más ancha y la punta nasal un 7 por ciento más ancha, que si la fotografía hubiera sido tomada a 1,5 metros, una distancia de retrato estándar que proporciona una representación más proporcional de las características faciales.

Retrato tomado a una distancia de 30 y 150 centímetros. La perspectiva forzada de una selfie hace que tu nariz parezca proporcionalmente más grande de lo que realmente es.

La razón de la distorsión es bastante simple: se trata de la perspectiva, y de cómo lo que vemos cambia dependiendo de nuestra distancia de un objeto.

Para tener un entendimiento más claro, el Dr. Boris Paskhover, cirujano plástico facial en la Universidad de Rutgers y uno de los autores del estudio, recurre a un ejemplo: “Cuando estás parado justo en frente de un edificio, parece más grande porque está muy cerca de ti, mientras que los edificios adyacentes del mismo tamaño, se ven más pequeños en el fondo. Cuando retrocedas un kilómetro, todos los edificios frente a ti tendrán el mismo tamaño.”

Lo mismo le sucede a tu cara en las selfies. Cuando la lente de una cámara está muy cerca, la nariz está aún más cerca de la cámara, en relación con el resto de la cara y, por lo tanto, se verá más grande. Pero cuando te alejas de la cámara, la distancia relativa entre tu nariz y el resto de la cara se equilibra, haciendo que tu nariz parezca más proporcionada.

Referencia: Nasal Distortion in Short-Distance Photographs: The Selfie Effect. JAMA Facial Plast Surg, 2018. doi:10.1001/jamafacial.2018.0009

Más en TekCrispy