Un grupo de delincuentes ha robado una gran cantidad equipos de minería de Bitcoin de centros de datos en Islandia, según un informe de Associated Press. El incidente se produjo durante el pasado fin de semana, y las autoridades ya se encuentran investigando lo ocurrido, sin embargo, este es el último de cuatro incidentes reportados entre diciembre de 2017 y enero de 2018 donde se totalizan 600 equipos mineros que aún no han sido recuperados por la policía islandesa.

Durante la investigación han sido arrestadas 11 personas, entre las que se incluye un agente de seguridad. Además, dos de los implicados en el robo se encuentran a la orden de la Justicia de Islandia luego de un fallo del Tribunal de Distrito de Reykjanes, a pesar de que no se conocen detalles sobre el rol que cumplieron en el robo.

Según el informe, las máquinas de minería están valoradas en US$ 2 millones, en lo que ha sido catalogado como el plan de robo más grande de equipos tecnológicos en la historia del país. Olafur Kjartannson, comisionado de la policía islandesa, que trabaja en la investigación, afirmó que esta escalada de robos no se había visto nunca antes en la nación.

Evidentemente, se trata de un grupo de criminales bien organizados, que se han aprovechado del ecosistema amigable para la minería de Bitcoin en Islandia para robar esta cantidad de equipos. El país cuenta con una amplia industria de centros de datos en el país, que aunados a las fuentes de energía geotérmica, han propiciado el desarrollo de la minería de Bitcoin a gran escala. De hecho, recientemente informamos que existe un plan para imponer impuestos a los mineros en este país.

No es una sorpresa que los delincuentes roben hardware de minería, porque en otras oportunidades hemos explicado lo atractiva que es esta tecnología para los criminales, sin embargo, al tratarse de un país con un entorno amigable para la minería de Bitcoin, se une a la lista de países que actualmente han experimentado robos o incidentes delictivos relacionados a la minería.