Hace algunos días informamos sobre la demanda impuesta al empresario y científico informático de origen australiano Craig Wright, por supuestamente haber robado una cantidad considerable de bitcoins a su amigo David Kleiman.

Recordemos que este personaje se autoproclamó en 2015 como el creador del Bitcoin, Satoshi Nakamoto, sin embargo, la comunidad de las criptomonedas se mostró escéptica desde entonces, exigiendo pruebas de la veracidad de tal afirmación. Estas pruebas no llegaron nunca.

Ahora, han salido a la luz nuevas pruebas que revelan que el robo no ocurrió, y que Wright no es Satoshi Nakamoto. Así lo afirma una publicación en el blog de la compañía de seguridad WizSec, donde Kim Nilsson revela que ni el acusado ni el supuesto agraviado poseían la cantidad de bitcoins que se estipulaba en la demanda, a pesar de que ésta exigía el pago de US$ 10 mil millones por el robo.

Es importante aclarar que Kleiman falleció en 2013, por lo que los encargados de imponer esta demanda fueron sus familiares. Sin embargo, la publicación aclara que todo es una farsa, donde la mentira de Wright al acreditarse la creación del Bitcoin también está relacionada con los supuestos 1.100.000 BTC que aparentemente robó a Kleiman.

Asimismo, la publicación revela que tres direcciones de BTC asociadas al caso contaban con 690.000 bitcoins, y guardaban relación con la casa de cambio Mt.Gox. Otras 20 direcciones que fueron investigadas por el caso contenían 650.000 bitcoins que tampoco pertenecían a Kleiman o a Wright, lo que quiere decir que este caso realmente fue una mentira de principio a fin.

Nilsson afirma en el informe que lo único que tienen en común estas direcciones es que en cierto momento tuvieron una gran cantidad de bitcoins, solo de un personaje que busca una lista de millonarios en bitcoins, escoge algunas direcciones al azar y luego afirma que son suyas, sin ofrecer evidencia alguna sobre ello.