La clasificación actual de diabetes tipo 1 y tipo 2 no se ha actualizado durante más de 50 años; pero los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Lund en Suecia, podrían cambiar la clasificación de la enfermedad en 5 subgrupos, lo que representa un paso hacia un diagnóstico más preciso, que permitiría brindar una atención optimizada de la enfermedad.

La nueva agrupación de pacientes con diabetes en adultos es superior a la clasificación estándar, al identificar a los pacientes con alto riesgo de complicaciones diabéticas en el momento del diagnóstico, proporcionando información sobre los mecanismos subyacentes de la enfermedad y finalmente guiando la elección del tratamiento.

Así es como la gripe y otras enfermedades cambian nuestro ADN

Los investigadores de este estudio utilizaron 4 estudios de cohorte, partiendo desde el año 2008, para monitorear a cerca de 15.000 pacientes en Suecia y Finlandia mayores de 18 años, que habían sido diagnosticados recientemente con diabetes.

Se analizaron 6 mediciones que se usan para controlar a las personas con diabetes: edad al inicio de la enfermedad, índice de masa corporal, control glucémico a largo plazo, resistencia a la insulina, secreción de insulina y presencia de autoanticuerpos asociados con enfermedades autoinmunes; también se llevaron a cabo análisis genéticos.

Después de analizar las medidas en una cohorte de 8980 adultos, los investigadores identificaron 1 tipo de diabetes autoinmune y 4 subtipos distintos de diabetes tipo 2, que luego se analizaron en 3 cohortes más de 5795 personas.

De estos análisis, los investigadores distinguieron 5 grupos distintos que difieren de la clasificación actual: 3 formas graves y 2 formas leves de la enfermedad:

Grupo 1: Diabetes autoinmune grave (SAID)

Es la forma de diabetes anteriormente llamada diabetes tipo 1 o LADA, y se observó en pacientes con deficiencia de insulina que presentaron autoanticuerpos asociados con diabetes autoinmune; este tipo de diabetes afectó entre el 6 y 15 por ciento de la muestra estudiada.

Grupo 2: Diabetes grave con deficiencia de insulina (SIDD)

Se caracteriza por individuos relativamente jóvenes con deficiencia de insulina, control metabólico deficiente, secreción de insulina alterada por HbA1C y la incidencia más alta de retinopatía, con una afectación de entre el 9 y 20 por ciento de la muestra.

Grupo 3: Diabetes resistente a la insulina grave (SIRD)

Este grupo tuvo la mayor incidencia de daño renal y se caracteriza por obesidad y resistencia a la insulina severa, afectando entre el 11 y el 17 por ciento de los pacientes estudiados.

Grupo 4: Diabetes leve relacionada con la obesidad (MOD)

Se observó principalmente en pacientes obesos que caen enfermos a una edad temprana; este grupo afectó entre el 18 y 23 por ciento de los pacientes.

Grupo 5: Diabetes leve relacionada con la edad (MARD)

El grupo más grande de la enfermedad; fue una de las formas más moderadas y se observó en personas de edad avanzada, afectando entre el 39 y 47 por ciento de los pacientes.

Los investigadores concluyen señalando que los 5 subtipos son genéticamente distintos y sin mutaciones; además, aclaran que los tipos no son etapas diferentes de la misma enfermedad.

La nueva clasificación podría ayudar a adaptar y dirigir el tratamiento temprano, lo que muy probablemente tendría un impacto positivo en las personas que padecen la enfermedad.

Referencia: Novel subgroups of adult-onset diabetes and their association with outcomes: a data-driven cluster analysis of six variables. The Lancet Diabetes and Endocrinology, 2018. DOI: https://doi.org/10.1016/S2213-8587(18)30051-2

Más en TekCrispy