Embarazada Ba O Caliente

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sídney y la Universidad de Exeter, sugiere que las mujeres embarazadas pueden hacer ejercicio en clima cálido, tomar saunas o baños de vapor cortos, sin poner en riesgo la integridad de su bebé por nacer.

Los hallazgos del estudio contrarían la sugerencia actual que indica que las mujeres embarazadas no deberían estar expuestas a temperaturas que aumenten su temperatura corporal central más allá de los 39°C.

Los especialistas señalan que las pautas actuales no brindan una definición clara de los límites de estrés por calor y, con frecuencia, disuaden a las mujeres a no hacer ejercicio durante el embarazo, una acción que en realidad beneficia tanto a la madre como al niño.

La investigación evaluó la respuesta al estrés térmico y la capacidad de regulación térmica del cuerpo durante el embarazo. El análisis incluyó resultados de 12 estudios, que se centraron en la respuesta de las temperaturas corporales centrales al estrés calórico en 347 mujeres embarazadas, ya sea por ejercicio o por calentamiento pasivo, como tomar un baño caliente o sauna.

Los estudios incluyeron mujeres en todas las etapas del embarazo, y sus respuestas se evaluaron en función de la duración e intensidad del ejercicio, además de la humedad y la temperatura ambiente.

Los resultados mostraron que, a lo largo de los estudios, ninguna mujer alcanzó el límite de temperatura central de 39 ° C. La temperatura central más alta asociada al ejercicio fue de 38.3 ° C; para el uso de sauna fue de 37.6 ° C y para el baño de agua caliente fue de 36.9 ° C.

En base a estos resultados, los investigadores sugieren que las mujeres pueden realizar ejercicios cardiovasculares de alta intensidad de hasta 35 minutos de forma segura a una frecuencia cardíaca máxima de entre el 80 y 90 por ciento, a una temperatura del aire de 25 ° C y una humedad relativa del 45%.

Las mujeres embarazadas también pueden involucrarse de manera segura en el ejercicio aeróbico acuático en temperaturas del agua entre 28.8 ° C a 33.4 ° C, hasta 45 minutos, y saunas a 70 ° C con 15 por ciento de humedad relativa, o tomar baños calientes a 40 ° C hasta por 20 minutos, independientemente de su etapa de embarazo.

Los autores del estudio indican que se necesita de más investigación para identificar la exposición segura y los límites ambientales para las mujeres embarazadas que son físicamente activas en climas más cálidos, pero dijeron que los resultados evidenciados sugerían que el riesgo de estrés por calor era bajo.

Referencia: Heat stress and fetal risk. Environmental limits for exercise and passive heat stress during pregnancy: a systematic review with best evidence synthesis. British Journal of Sport Medicine, 2018. doi: 10.1136/bjsports-2017-097914

Más en TekCrispy