Desde ayer, los australianos ahora pueden comprar Bitcoin y Ethereum de más de 1200 kioscos de de todo el continente.

La casa de cambio de criptomonedas bitcoin.com.au presentó el servicio, después de instalar la infraestructura en varios lugares desde 2016. Aunque es más fácil que nunca, muchas personas todavía no están acostumbradas a la idea de comprar un producto digital de un proveedor físico. En una entrevista con 9Finance, el CEO Rupert Hackett explica:

“Cuando su producto es totalmente digital, puede ser difícil ganarse la confianza de los consumidores porque no se entrega ningún producto tangible. El uso de kioscos proporciona a los consumidores una forma conveniente y confiable para que los inversionistas compren criptomonedas.”

La adición de las ventas de Ethereum a la casa de cambio enfocada en Bitcoin podría ser una sorpresa, pero Hackett afirma que fue necesario, debido a la escalada de precio de Bitcoin que podría ahuyentar a los nuevos inversores:

“Tradicionalmente, las únicas personas que sabían sobre Ethereum o que querían comprarlo eran los que ya habían comprado Bitcoin. Pero ahora que la criptomoneda es más conocida, descubrimos que el precio más barato de Ethereum lo convertía en una propuesta de valor más digerible para los compradores.”

Suponiendo que los usuarios hayan configurado correctamente sus propias billeteras móviles, de escritorio o de almacenamiento en frío, Hackett dice que las personas tendrán su criptomoneda de preferencia en sus billeteras digitales en 20 minutos o menos.

Sin embargo, las compras desde estos quioscos no son precisamente baratas. Las compras realizadas el 1 de marzo eran gratuitas, pero cualquier compra realizada después de esa fecha conlleva una tarifa bastante alta del 5%. Pero, Hackett afirma que la tarifa vale la pena por la conveniencia, y explica:

El hecho de que ahora es posible comprar Bitcoin y Ethereum desde el mismo lugar donde compra refrescos y artículos de papelería realmente habla de cómo se ha convertido la criptomoneda institucionalizada. Para cualquiera que haya dudado en comprar Bitcoin porque todo parecía demasiado complicado, esta es la configuración perfecta que elimina el factor miedo de invertir en monedas digitales.

La mayor facilidad de compra para los australianos representa, sin duda, otro paso más hacia la adopción generalizada de Bitcoin y Ethereum como criptomonedas viables.