A pesar de que Ucrania no cuenta con una regulación para el sector de las criptomonedas, muchos funcionarios del gobierno han manifestado su postura en favor de una legislación que permita un control estricto sobre estos activos.

En este caso, se trata del Servicio Estatal de Supervisión Financiera de Ucrania (SFMS), que ha publicado en su sitio web su posición oficial sobre las criptomonedas. A pesar de que las opiniones se basan en la minería y el concepto de monedas digitales, la agencia espera que pronto el estatus legal de estos activos cambie en el país.

En el comunicado, el SFMS afirma que supervisa, procesa y analiza la información financiera correspondiente a las criptomonedas y, en este sentido, se ha mantenido tras la pista de las transacciones con estos activos, incluyendo los flujos de dinero de procedencia dudosa.

Con respecto a las casas de cambio de criptomonedas y proveedores de carteras, la agencia gubernamental cree que las regulaciones deben apuntar a aplicar las actuales leyes sobre lavado de dinero y financiamiento al terrorismo del país.

El regulador financiero también ha dicho que espera cambios en el estatus legal de las criptomonedas en Ucrania, que actualmente se rige bajo las directrices del Grupo de Acción Financiera (GAFI), una institución intergubernamental con sede en París que ha suministrado las definiciones de los términos relacionados a las criptomonedas, que serán usados posteriormente por los reguladores hasta que el país lance una ley de criptomonedas.

En la publicación, el SFMS establece las diferencias entre las criptomonedas, el dinero fiat digitalizado y el dinero electrónico. En este sentido, explica que las monedas digitales pueden ser intercambiadas y usarse como unidad de cuenta, medio de intercambio o almacenamiento de valor.

Pese a este comunicado, aún Ucrania debe adoptar sus propios conceptos legales sobre las criptomonedas. Varios borradores han sido presentados en el país desde el año pasado, uno de ellos describiendo a las criptomonedas como una propiedad intercambiable por bienes y servicios. En el segundo proyecto se considera a las criptomonedas como activos financieros, y el tercero propone impuestos sobre las ganancias en criptomonedas y la minería.