Muchos bancos en Estados Unidos están preocupados por las inversiones que ha tenido el creciente mercado de las criptomonedas en ese país, que a la fecha ha permitido circular cientos de millones de dólares de forma, como sabemos, descentralizada.

WesBanco, fue una de las entidades que manifestó su recelo por la popularidad de estos activos digitales que sin duda ponen en jaque el uso de los bancos como principales gestores de las finanzas del ciudadano común y empresas.

¿Las criptomonedas podrían acabar con algunos bancos?

En el informe anual 10-k de la Comisión de Bolsa y Valores, publicado el 27 de febrero se expresa que las criptomonedas son un riesgo comercial para los bancos.

WesBanco es el segundo organismo financiero más importante de West Virginia; también tiene actividades en Kentucky, Pennsylvania y otros estados, sin embargo, esto no les genera seguridad alguna. En el informe 10-k escribe:

B]anks y otras instituciones financieras pueden tener productos y servicios no ofrecidos por WesBanco, como las nuevas tecnologías de sistemas de pago y la criptomoneda, que pueden hacer que los clientes actuales y potenciales elijan esas instituciones. Señaló un representante de WesBanco.

Esta entidad asegura que son los bancos regionales, los más pequeños en activos, los que están en la mira de las criptodivisas y que al cabo de unos años podrían desaparecer.

Por su parte IberiaBank (Louisiana), resaltó el uso de herramientas digitales para el mejoramiento de la industria financiera, entre ellas Bitcoin, representa una importante competencia frente a los productos que normalmente ofrecen los bancos.

Los desarrollos de Fintech, como Bitcoin, tienen el potencial de perturbar la industria financiera y cambiar la forma en que los bancos hacen negocios. La inversión en nueva tecnología para mantener la competitividad resultaría en costos significativos y mayores riesgos de ataques de ciberseguridad, dijo el banco en el informe.

Goldman Sachs , Bank of America y JPMorgan Chase fueron otras entidades que se manifestaron en torno a la “amenaza” de las criptomonedas en torno a sus instituciones y otras en el mundo.

Bank of America ha escrito que adaptar sus actividades a las Fintech “podría requerir gastos sustanciales”, aunque esto represente competir con esas nuevas tecnologías.