Romeo Lacher, presidente de la Bolsa de Valores suiza, ha declarado que la creación de una criptomoneda nacional consolidaría aún más el estatus del país como una nación “amigable” con los criptoactivos y, además, impulsaría “enormemente” la economía local”.

Concretamente, el alto funcionario se refirió al lanzamiento de un “e-franco”, respaldado por el banco central de dicha nación, que estaría basado en blockchain. “Creo que habría muchas ventajas. Sería un gran apoyo”, manifestó Lacher, quien destacó el auge del pago digital y la sustitución progresiva de las transacciones realizadas con dinero en efectivo. El presidente, además, considera que el dinero digital basado en blockchain representa una herramienta innovadora para el avance económico.

Las declaraciones de Lacher se suman a las de Johann Schneider Ammann, ministro de Economía suizo, quien afirmó que su país “deseaba ser conocido como la criptonación”, en una reunión de finanzas llevada a cabo durante el pasado mes de febrero.

Sin embargo, pese a las afirmaciones de Lacher, el banco central suizo ha declarado que no existe la “necesidad inmediata” de una moneda electrónica, debido al buen funcionamiento de los sistemas de pago existentes en la actualidad.

Las palabras de Lecher surgen en un momento en el que las criptomonedas generan polémica, siendo rechazadas por los gobiernos de varios países y contando con la desconfianza de una parte importante de la población en general, debido a su alta volatilidad y la naturaleza descentralizada del mercado.

Actualmente, el principal área de interés de los gobiernos calificados como “amigables” con respecto al ámbito de criptoactivos, es el desarrollo de soluciones basadas en blockchain. Es un hecho que las criptomonedas pretenden mejorar el mundo de los negocios y facilitar el día a día de los usuarios, aunque aún quede mucho camino por recorrer con respecto a la educación e información de la población y el buen funcionamiento de este dinámico universo.