Jp Morgan Criptomonedas Ameanaza

Luego de que Bank of America y Godman Sachs emitieran informes acerca de los riesgos que implican las criptomonedas como un factor de riesgo ante diversas situaciones, la compañía global de servicios financieros JP Morgan Chase ha sido el último banco en etiquetar la adopción de las criptomonedas como una ‘amenaza’.

A través de la presentación 10-K, que realiza JP Morgan ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el banco se refirió al impacto que podrían generar las criptomonedas en relación al procesamiento de pagos, asegurando que estos activos podrían afectar de manera negativa a la institución. En este sentido, la publicación afirma:

Tanto las instituciones financieras como sus competidores no bancarios enfrentan el riesgo de que el procesamiento de pagos y otros servicios se vean interrumpidos por tecnologías como las criptomonedas, que no necesitan intermediarios. Las nuevas tecnologías han requerido y podrían requerir que JP Morgan Chase gaste más para modificar o adaptar sus productos para atraer y retener clientes o para que coincida con los productos y servicios ofrecidos por sus competidores, incluidas las empresas de tecnología.

Como hemos dicho anteriormente, Bank of America fue otra de las instituciones financieras cuya postura en relación a las criptomonedas en hablar sobre este tema, afirmando que sus clientes podrían utilizar monedas digitales en vez de los servicios bancarios tradicionales, y la irrupción de estos activos podría obligar al banco a adoptar nuevas tecnologías.

Asimismo, explicamos el día de ayer que Goldman Sachs se refirió a la Tecnología de Contabilidad Distribuida (DLT, por sus siglas en inglés) que impulsa a las criptomonedas, y cómo esta representa un riesgo para su negocio.

Ahora bien, la presentación de JP Morgan Chase representa la primera vez que el banco incluye a las criptomonedas en un informe anual, sin embargo, no extraña en demasía la postura de esta institución si tenemos en cuenta los comentarios que el año pasado hizo su presidente ejecutivo, Jamie Dimon, quien calificó al Bitcoin como un ‘fraude’.