Iota

La filtración de una serie de correos electrónicos entre el equipo de desarrolladores de IOTA y un conjunto de investigadores externos, desato una polémica en twitter entre ambas partes, dejando a los inversionistas con interrogantes sobre si su inversión estaba en riesgo o si deberían mantenerla.

El fin de semana pasado, investigadores en materia de seguridad en el tema de blockchain aconsejaron a los inversionistas por medio de twitter que no mantuvieran su inversión en la criptomoneda, de igual forma dejaron un mensaje a los investigadores para no colaborar en un futuro con el proyecto.

Estas declaraciones fueron la causa de las filtraciones de los correos anteriormente mencionados, en la respuesta de los desarrolladores del proyecto a las fallas encontradas por el equipo de seguridad en uno de sus componentes criptograficos. Esta serie de correos electrónicos finalizo incluso con amenazas de acciones legales por parte del fundador de IOTA, Sergey Ivancheglo, contra un miembro del grupo de seguridad de la Universidad de Boston.

IOTA es una de las criptomonedas con más relevancia en el ecosistema, con una capitalización total de mercado de más de 5 millones de dólares, ubicada en la décima posición con respecto a las demás criptomonedas.

La criptomoneda desde el año 2015 ha sido promocionada por su equipo como una mejora en la arquitectura blockchain, en la cual se permiten transacciones gratuitas a mayor escala que en bitcoin.

Sin embargo, muchos en la comunidad, ven en la propia tecnología un problema de descentralización al depender de un operador que actúa de forma centralizada llamado “coordinator”. Uno de los que se suma a este pensamiento es Rick Dudley, un asesor de arquitectura de blockchain y consultor en la ciudad de Nueva York, haciendo ver que el equipo detrás de IOTA ha hecho especialmente difícil para los investigadores externos evaluar la tecnología.

Básicamente, lo que han hecho es escribir una fuente y documentos que solo describen parte del sistema. El resto del sistema es secreto. Lo cual es completamente antitético a blockchains“, señala Dudley.

La reciente controversia tuvo inicio con un intento por parte del equipo de IOTA de mantener la transparencia en su tecnología, invitando a un grupo de investigadores de seguridad de Digital Currency Initiative del MIT a buscar vulnerabilidades en el sistema.

Luego de la investigación, el equipo de DCI liderado por Ethan Heilman, revelaron un problema en el cual la función hash que estaban usando, que era una mezcla interna llamada Curl, se rompió. Semanas más tarde, los inspectores publicaron sus hallazgos en un informe inicial.

Luego de esto, el propio equipo de desarrolladores de IOTA tomó en cuenta el informe cambiando su propio dispositivo criptográfico experimental por una alternativa probada.

A pesar de esto, en la serie de correos publicados entre ambas partes, se evidencio tensión por el informe, a lo que llevo al equipo de IOTA a cuestionar las afirmaciones de los investigadores y con la sugerencia de que su publicación se trataba de un fraude académico.

Luego de esto en la controversia que tuvo lugar en Twitter, se desempeñaron varias posiciones. Los inversionistas por una parte tomando posición a favor de la criptomoneda y los investigadores en materia de seguridad de blockchain por otro lado. Aunado a esto quedo claro que el equipo de IOTA perdió apoyo en cuanto a criptógrafos profesionales y analistas de seguridad, debido a la oposición mantenida para mostrar vulnerabilidades en su tecnología.

Creo que los correos electrónicos fueron extremadamente embarazosos para el proyecto de IOTA. Deberían convencer a cualquiera de que IOTA no tiene el liderazgo técnico o, simplemente, la madurez para construir su producto “, dice Dan Guido, CEO de Trail of Bits, una empresa de consultoría de seguridad con experiencia en tecnología de blockchain.

Sin duda esto no es un punto a favor del equipo de IOTA, puesto que se espera que una criptomoneda cuente con cierta transparencia en su tecnología, así como en su seguridad, para lo cual es necesaria la participación de expertos en la materia. A raíz de esta noticia muchos de esos expertos en seguridad han manifestado su intención de mantenerse al margen del proyecto.