Compartir

Al momento de elegir un método de control de natalidad, uno de los factores de mayor influencia, es si su uso provocará cambios en el estado de ánimo. En este sentido, los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Estatal de Ohio (OSU), deberían ser muy bien recibidos, pues concluyen que la anticoncepción hormonal no está relacionada con la depresión.

El equipo de investigadores examinó miles de estudios sobre la salud mental de mujeres que utilizan el control de la natalidad hormonal, y descubrieron que la depresión no es un efecto secundario.

Estudio revela dependencia crucial de las células del melanoma a una proteína

El Dr. Brett Worly, del Centro Médico Wexner en la OSU y autor principal del estudio, comentó:

La depresión es una preocupación para muchas mujeres cuando comienzan la anticoncepción hormonal, particularmente cuando usan tipos específicos que tienen progesterona. De acuerdo con nuestros hallazgos, este efecto secundario no debería ser una preocupación para la mayoría de las mujeres, y deberían sentirse cómodas sabiendo que están tomando una decisión segura.

Luego de analizar 2.305 estudios, los investigadores identificaron 26 que cumplieron con los criterios de inclusión: 5 ensayos controlados aleatorios, 11 estudios de cohortes y 10 estudios transversales.

Los datos incluyeron varios métodos anticonceptivos, que incluyen inyecciones, implantes y píldoras. Los investigadores revisaron los estudios que examinan los efectos del control natal hormonal en mujeres luego del parto, adolescentes y mujeres con antecedentes de depresión.

Observando específicamente a las mujeres posparto, algunas pruebas sugirieron un posible aumento de la depresión en aquellas que recibieron anticoncepción con progestina, pero la evidencia no es lo suficientemente sólida y hay datos contradictorios, señalaron los autores.

La evidencia en adolescentes tampoco mostró un aumento de la depresión, aunque menos estudios se enfocaron en este segmento de la población. En este caso en particular, los investigadores recomendaron exámenes de depresión regulares para adolescentes ya que independientemente de si usan un método de control de natalidad o no, tienen un mayor riesgo de sufrir depresión.

No existe mucha evidencia en mujeres que ya sufren depresión y que usan el control de  natalidad con sólo progestina, pero los pocos estudios disponibles al respecto, no muestran que la depresión empeore o regrese como un efecto del método de anticoncepción.

El consumo de alimentos ultraprocesados está vinculado al desarrollo de cáncer, afirma estudio

Desafortunadamente, la depresión es una condición que puede ser provocada por diferentes razones; se ha sugerido que existe una relación entre la enfermedad y los métodos de control de natalidad hormonales, pero cuando se observa a grandes poblaciones, el método anticonceptivo no parece ser el responsable.

Los autores de la investigación aseveran que la depresión es una enfermedad común, y su desarrollo después de comenzar a usar un método de anticoncepción hormonal, no significa obligatoriamente que es el causante de la enfermedad.

Al respecto, el Dr. Worly manifiesta:

Hay que tener presente el hecho que junto con el inicio de un nuevo método anticonceptivo, ocurren otros cambios en el estilo de vida de las mujeres que pueden aumentar el riesgo de desarrollar depresión.

Referencia: The relationship between progestin hormonal contraception and depression: a systematic review. Contraception, 2018. https://doi.org/10.1016/j.contraception.2018.01.010

Síguenos también en Twitter, Facebook, Flipboard, o por Email.